Resultados 1 al 5 de 5
  1. #1
    Senior Member Super Agent Avatar de mojo1975
    Fecha de ingreso
    Jul 2009
    Ubicación
    En el lado oscuro de la luna
    Mensajes
    2,043

    Predeterminado La casa del árbol olvidado



    En Palermo hay una casa donde alguna vez salió un árbol de su ventana. Ello dio pie para que naciera una leyenda en aquella zona que se confunde con Villa Crespo

    Que es una leyenda sino una licencia. Licencia que permite tomar elementos imaginativos que hace transmitir una narración haciéndola pasar por verdades, esa leyenda puede partir o basarse de una realidad. Generalmente pasan de generación en generación y se suprimen o añaden datos.

    Pues lo que se va a contar es una novel leyenda urbana que escuché de un vecino. Es la historia de un árbol, que alguna vez estuvo en la ventana de una casa del barrio de Palermo, llegando a Villa Crespo; y ahora no está por decisión del propietario que, posiblemente, veía el riesgo de la estructura de su casa.


    En la avenida Scalabrini Ortiz 1353 hay una casa, hasta hace poco tiempo de su interior salía un árbol, cuyas ramas, en perfecto estado, se elevaban buscando la luz exterior.

    Enfrente a esa casa, cruzando la avenida, está la parroquia del Perpetuo Socorro, una iglesia de obra inconclusa, por razones presupuestarias o de otra índole nunca llegó a completarle. Aún así al día de hoy continúa dictándose misa.

    Cuenta la leyenda, que una vez un cura se hizo cargo de la iglesia, le decían el padre Andrés, y su aspiración era completar la obra. El cura aprovechó la amistad de unos vecinos e instaló su cuarto en la casa de ellos, al cual fue invitado a hacerlo, ya que era imposible vivir en el templo en el estado en que se encontraba.

    La casa donde residía el cura quedaba enfrente a la iglesia, apenas cruzando la avenida Scalabrini Ortíz. La ventana de su cuarto daba a la calle, y entraba mucha luz. Un día una feligrés le regaló un ficus, se lo dio para cuidarlo y cuando estuviera en condiciones la iglesia colocara la planta dentro de la parroquia para alegrar el ambiente.

    Así hizo el padre Andrés. Tomó la planta y lo llevó a su casa; en su habitación notó que el piso tenía un hueco y éste daba a la tierra. Con sus propias manos armó un macetero y plantó el ficus en el agujero de su habitación.

    El padre cuidó mucho de la planta, lo regaba todos los días, antes de ponerse a leer. El ambiente era agradable porque entraba la luz necesaria y una humedad del lugar lo ayudaba a mantenerse. Cuentan que el ficus sentía el cariño que propendía el cura, por ello en poco tiempo era una planta fuerte y erguida.


    Mientras tanto el padre Andrés luchaba para poder culminar la obra de la iglesia. Un día recibe un telegrama en el cual se informa su transferencia a un pueblo del interior. Tenía que luchar contra su deseo de quedarse para continuar con su iglesia o cumplir con el deber que le encomendó la orden eclesiástica. Por supuesto, para él estaba su deber ante todo.

    El día de su partida, con tristeza el cura se despidió de la planta que tanto quería. El mismo se prometió que cuando termine su misión volvería a la casa para que, una vez culminada las obras de la parroquia, lo traslade a la iglesia que es el lugar donde debe estar, por ello oró para que la obra terminara. Fue así que se marchó.

    La leyenda cuenta que el pequeño ficus no soportó el alejamiento de su protector y se convirtió en árbol, colándose por la ventana hacia la calle para contemplar la iglesia y esperar allí la vuelta del padre Andrés para que lo llevara a su nuevo hogar. Ese árbol dio camino a la vida para permanecer durante mucho tiempo fuera de los barrotes de la ventana.

    Finalmente, y no hace mucho, el dueño de la propiedad puso fin a la vida de ficus mandándolo a cortar para así cerrar las ventanas del padre Andrés, quién nunca más volvió.

    El único rastro de esa leyenda que hay es la foto donde se ve al árbol testimoniando que la vida puede abrirse paso a pesar de los obstáculos. Más allá de lo legendario del relato, cuando pasemos por la iglesia inconclusa, sabremos de una historia donde dice que alguna vez hubo un árbol que esperaba a su protector, para que lo llevara a su hogar.



    http://www.rhmbuenosaires.com/2011/0...-olvidado.html


    Hombre nuevo - Tú que pasas - no me llames - No me llames hasta el designio¡ Llueve - llueve! Deposito mis crispadas manos en las divinas de Señor. . . Y camino Llueve ... llueve ... llueve ... Señor, Señor - Quisiera, jugar con el limo - y soñar con la vida. Quisiera Señor - acostarme junto a las flores sin polen, y cantar dormida! Deja que me guarde en mi rincón de sombras. Deja que abrace a las hojas - que acaricie a los frutos - que bese a las ramas y me arrope con ellas - Tú que llegas hombre nuevo -contémplame. ¡Soy la muerte!. . mas prosigue tu camino hombre fuerte - Es ya el final del instante. ¡Voy a dormir!

  2. #2
    Senior Member Meritorio Avatar de nicolaris
    Fecha de ingreso
    Mar 2011
    Ubicación
    Córdoba-Córdoba
    Mensajes
    115

    Predeterminado Re: La casa del árbol olvidado

    Que buena historia, esta muy bien armada y es interesante saber de ella ahora la agendo a mi memoria. El arbolito creció y salio por la ventana como buscando al que lo cuido y protegio, ha decir verdad tiene mucho sentido las plantas también son seres vivos y sienten, Gracias por la historia.

  3. #3
    Senior Member Meritorio Avatar de Soul
    Fecha de ingreso
    Jun 2011
    Ubicación
    wherever
    Mensajes
    157

    Predeterminado Re: La casa del árbol olvidado

    Que linda historia. Como dice nicolaris, el árbol solo creció para buscarlo a él, para esperarlo. Creo que tiene mucho amor esta historia y muestra que ese amor siempre se antepone a todos los obstáculos. Repito, muy linda.
    Don't be afraid of what you don't know. In the dark not only hide the horrible things, in the dark you can find the most beautiful light.

  4. #4
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    Jul 2010
    Ubicación
    Capital federal
    Mensajes
    13

    Predeterminado Re: La casa del árbol olvidado

    Hoy quiero contarles las Historia de la casa en el Árbol, o mejor dicho el árbol en la casa, pero para que la historia se entienda un poco más, es que tengo que profundizar en su dueño.
    Para los Moradores de Villa Crespo, les es familiar la Iglesia Junto a la comisaría 25. Desde que tengo uso de razón y un poco antes, esta iglesia esta Medio terminar, y parece que seguirá así por los siglos de los siglos….
    El Padre Andrés Karame vivía justo enfrente de la Iglesia Nuestra Sra. del Perpetuo Socorro, Iglesia Católica del rito oriental.
    Andrés Nació el 14 de marzo de 1935, en Homs, Siria, y a pesar de tener Nacionalidad Francesa y libanesa opto en 1967 por la nacionalidad Argentina.
    Fue arquitecto, ingeniero y empresario. En 1959 socorrió a los afectados por el terremoto del Líbano y luego de esa experiencia entró en el seminario. Cursó estudios filosóficos y teológicos Jerusalén, y los completó en Francia.
    En 1964 Fue ordenado Sacerdote de la Congregación de Misioneros de San Pablo, del rito bizantino de la Iglesia Católica, llegando a la Argentina tres años después como vicario sustituto de la parroquia, donde fue rector y párroco y posteriormente en Julio de 1973 nombrado archimandrita (monseñor).
    De vasta cultura, (hablaba fluidamente nueve idiomas), desempeñó funciones diplomáticas como asesor papal en temas de Medio Oriente.
    Entre sus proyectos no solo se encontraba el de la terminación del templo, sino también el de una casa para desarrollo de actividades sociales. Siendo arquitecto, decide el mismo diseñar lo que seria una suerte de “Casa parroquial” y Contando con fondos escasos para llevar a delante las dos obras, la casa vive en una suerte de obra inconclusa, manteniendo su fachada original desarollandose la obra en la parte trasera del lote.
    Amante de las Plantas, el Padre Andrés aprovecha los terrenos para cultivar diversas especies de árboles, entre ellos un olivo, traído del monte de los olivos en Jerusalén y un Ficus, un poco más autóctono. Creciendo dentro del terreno, bajo su cuidado y supervisión.
    El 10 de febrero de 2006, fallece como consecuencia de un Accidente de autos en la Ruta Panamericana.
    El proyecto de la casa queda parado y sumergido en una serie de papeleos legales, para determinar los herederos.
    Pero la naturaleza no entiende de tiempos ni burocracia y es así que el ficus decidió seguir creciendo, sin que nadie se lo impidiese, bueno en realidad algo se lo impedía, la falta de sol….
    Pero como ante un problema buscar la mejor salida, ciertamente el ficus la encontró, y esa salida fue la ventana que lo esperaba abierta de par en par. Y por ahí decidió salir, y el sol lo alumbro tan bien que no tubo limites para crecer, tanto así que tapo al sol, y quien pasaba por la vereda en verano, agradecía su sombra sin notar que las ramas salían de la casa.
    Si ya se, lo que esta pensando, mañana mismo paso porque me lo cuentan y no lo creo… Bueno Amigos tendrán que creer mi historia, porque el ficus ya no esta, este año se encargaron de podarlo y tapiar el frente de la casa…
    Porque alguien aria algo así? Si algún vecino lo sabe que me envíe la respuesta.
    Ahora solo queda de el, la leyenda del árbol de la casa, alguna foto tomada por un azorado aficionado y el segundo 22 de una publicidad de gaseosas que supo inmortalizarlo antes que desapareciera…

    Karina Bazan - Diario de Villa Crespo noviembre 2010

  5. #5
    Junior Member Avatar de Fleur
    Fecha de ingreso
    Aug 2008
    Mensajes
    6

    Predeterminado Re: La casa del árbol olvidado

    Uhhh que lastima! yo lo vi unas cuantas veces y justo el otro día le estaba contando a una amiga porque encontramos la foto en un viejo teléfono... no lo va a poder ver en vivo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •