En Rio de Janeiro (Brasil), un OVNI comienza a producir pequeñas esferas brillantes que descienden hasta el mar. Las pequeñas esferas se multiplican durante su recorrido.