CUIDADO CON LA OUIJA.

La Ouija, aunque la Real Academia Española ha incluido la palabra como Guija, (con diéresis que no la tiene mi compu), prefiero seguir usando la palabra original: Ouija.

Es un tablero, ahora industrializado, de aproximadamente 50 por 30 centìmetros. En èl estàn estampadas las letras del alfabeto, los nùmeros del 1 al 10, el saludo inicial que es generalmente: Hola, y la palabra de despedida: Adiòs. Pero, ¿de dònde saliò la Ouija?

Algunos fabricantes de la actualidad, quizàs para darle un impulso a la venta de la tabla, han dicho que es de origen egipcio, y eso no es verdad. Otras personas sostienen que pitàgoras habìa usado una tabla semejante en el año 540 A.C.
Las primeras tablas que cumplieron con la funciòn de comunicarse con los espìritus, se empezaron a usar a partir de los fenómenos de la granja de la familia Fox en Hidesville.
En la primera manifestaciòn inteligente que se conocìa, la comunicación entre el espìritu que “penaba” en la granja de los Fox y la familia; era la de codificar golpes en la pared para mencionar letras que poco a poco formaban palabras. Era un sistema muy lento, pero no habìa otra manera de hacerlo. Fue la idea de uno de los concurrentes que asistìan a la granja, el señor Isaac Post.

Este penoso sistema fue el que dio origen a la tabla que originalmente se la llamò “tabla parlante”, nombre equivocado porque la tabla no habla. Los franceses la llamaban “planchette”. Seguramente esa tabla fue creada entre los años 1.847 y 1.857. La diferencia entre esas tablas y las actuales, es que las antiguas, en vez de usar un puntero movible como las de hoy, utilizaban para indicar las letras, una copa INVERTIDA. En los dos casos es necesario que el que la usa, o los que la usan, tengan sus dedos puestos sobre el puntero, o la copa invertida.

La primera patente de la tabla, la logrò Elijah Bond en el año 1.890. En el año 1.966, la firma Parker Brothers adquiriò los derechos sobre la tabla, y la Ouija empezó a venderse como un juguete. ¿Es la Ouija un juguete? ¡No señor! Ya hemos visto que es un mètodo rudimentario para comunicarse con los espìritus.

Para experimentar la veracidad de mètodo de cominicaciòn con los entes espirituales, y a pesar de que ya estaba màs que `probada durante dècadas para ese fin, lo quise hacer yo. Me sentè. Puse los dedos en el puntero, y esperè. Y esperè. Y esperè. ¡Y nada! No se moviò un solo milìmetro. Llamè a mi esposa, la puse al otro lado de la tabla, tambièn ella con los dedos en el puntero, y en cuanto lo hizo, el puntero se moviò hasta la palabra ¡Hola! Y empezamos con la sesiòn de preguntas y respuestas. Fuè una comunicación con un joven albañil que habìa caido desde un edificio en construcciòn, encontrando la muerte. Notè con curiosidad que las palabras que se formaban letra por letra traìan muchos errores de ortografìa. Le preguntè a la entidad, sobre su grado de instrucción y me respondiò que hasta tercer grado de primaria, ya que la necesidad le habìa hecho abandonar los estudios para ponerse a trabajar.

Ese detalle me confirmaba inicialmente que no era una producción anìmica ya que de haberlo sido, las palabras se habrìan formado si errores. ¡Bueno! No con tantos errores, mejor dicho.
Despuès dejè que mi esposa operara la tabla ella sola, y fue lo mismo, o sea que yo no aportaba nada.Hasta para este mètodo rudimentario, no todas las personas tienen la probabilidad de lograr comunicaciones. A eso, yo lo llamè, quizàs equivocadamente: Mediumnidad de Ouija.

Pero, yo la asistìa. Yo estaba con ella, y sabìa còmo atenderla en caso de que algo ocurriera.
Digo esto porque al Centro que yo dirigìa, en mas de una oportunidad me llevaron a jòvenes entre 13 y 15 años, sin conocimiento y hasta en algunos casos tiesos. ¿Què habìa pasado? Que se habìan puesto a “jugar” con la Ouija y resulta que los afectados resultaron sensitivos, y la cercanìa a ellos de la entidad que se comunicaba, u otra que estaba esperando turno para hacerlo, les produjo un trance imperfecto.

¿Què necesidad tienen los jóvenes, y hasta los niños de usar un aparato com este? ¡Tonterìas! Generalmente tonterìas. Preguntas que los espìritus no les pueden responder, pero que lo hacen para mantener la comunicación. Tambièn preguntas que caen en la adivinación. Todas, que tienen que ver con la cotidianidad de los que usan la tabla.

Ejemplos:

Los jóvenes que no han estudiado en todo el perìodo escolar y tienen un exàmen y creen que con sentarse a estudiar la noche anterior al exàmen, ya van a aprender todo lo del perìodo, preguntan: ¿Voy a aprobar los exàmenres de mañana? Pero como los espìritus que se comunican por este sistema son espìritus elementales, de falsa instrucción.¿Què pueden contestarle? ¿Sì? ¿No? ¡Ellos no saben! ¿Còmo lo van a saber? ¿Què saben ellos las preguntas del exàmen? ¿Què saben ellos, què burradas contestaràn los que les estàn preguntando? Les pueden decir cualquier cosa. Y si es un espìritu burlòn, aprovecha la oportunidad para asustar al que interroga y decirle: ¡Nada! Que no vas al baile. Y eso pone al alumno vago a que no pegue el ojo en toda la noche debido a la preocupación. A lo mejor aprueba. A lo mejor no, pero no porque la entidad se lo dijo sino por no estudiar.

Otros espìritus son menos tolerantes con las preguntas estùpidas. Un joven asistente a mi Centro, me dijo que un dìa, cuando èl usaba la Ouija, le preguntò a un espìritu que quièn ganarìa la pelea de box de esa noche, y le contestò la entidad: El que tire màs golpes.
En otra oportunidad, ante la pregunta de quièn ganarìa ciertas elecciones presidenciales, la entidad le respondiò: El que saque màs votos.

Otra, u otro estudiante pregunta si el compañero o compañera fulano o fulana gusta de ella, o de èl.
Otra le pregunta a la entidad si no sabe en dònde puso sus aretes favoritos que no los encuentra, O las llaves de la casa. O las llaves del coche. Ninguna entidad progresada, aunque se los diga a los que usan este mètodo, van a resistir esta andanada de preguntas estùpidas que los espìritus no tienen por què saber.

Entièndase bien. En toda comunicación entre vivos y desencarnados, va a existir la afinidad. Usted no lograrà comunicaciones con espìritus que estèn màs alla de su estado evolutivo. No coma cuentos. Con tabla o sin tabla, ninguna entidad superior espiritualmente a usted, se va a comunicar, asì le diga lo que le diga algùn espìritu engañador.

No deje que sus jóvenes hijos “jueguen” con la Ouija, ¡No es un juguete!