La leyenda del sundel bolong se originó principalmente en la mitología javanesa. En la cultura javanesa, sundel es una jerga para dirigirse a las personas que estaban en el negocio de la prostitución, mientras que Bolong significa "agujero". Así que sundel bolong se traduce a grandes rasgos en "Una prostituta con un agujero en la espalda". La leyenda cuenta una historia sobre una hermosa mujer que se vio obligada a participar en los negocios de prostitución y que luego fue encontrada muerta, con un agujero en la espalda.

No está muy claro cuál fue la causa de la muerte de sundel bolong. Algunos dicen que murió después de ser violada, porque su espalda fue apuñalada varias veces, lo que hizo que su espíritu volviera a la vida para maldecir a todos los hombres y buscar venganza de la persona que se cree es responsable de su muerte. Otros creyeron que ella murió al dar a luz en su tumba, con un fenómeno extraño que causó que el bebé saliera de su espalda, seguido de la muerte de su bebé. Por lo tanto, su curioso espíritu vaga por la tierra buscando desesperadamente a su bebé.

Un sundel bolong a menudo se describe como una mujer con un hermoso cabello largo y negro, vestido con un vestido blanco, o en una forma similar a un Pontianak. También es descrita a menudo como hombres seductores que usan su belleza y fragancia. Cuando están cerca, les muestra su espalda cubierta de sangre y gusanos, revelando sus esqueletos transparentes u órganos internos, con su olor cambiando repentinamente al olor de la carne podrida, que es suficiente para hacer que una persona pierda el conocimiento. Cuando se desmayan, ella se come sus órganos. Aunque se enfoca en aterrorizar a los hombres, las mujeres son igualmente vulnerables a su ira.
Algunos afirman de que este ente o fantasma no camina, sino que vuela. Según las historias místicas que circulan en medio de la comunidad javanesa, estos fantasmas o espíritus obsesionados y vengativos, buscan a sus asesinos o gente malvada que comete atrocidades tales : como la violación y el asesinato. Siendo muchas veces salvaje y sanguinaria con todas sus víctimas.
Sus víctimas favoritas son aquellos lujuriosos que tienen la mala suerte de toparse en su camino, a quienes seduce y les cercena sus partes íntimas, dejándolos desangrar hasta la muerte.
También se dice que gusta de secuestrar bebés, le gustan los niños, especialmente los bebés. El fantasma secuestra al bebé pero no para matarlo, sino protegerlo y cuidarlo. Recordemos que es el espíritu de una mujer que murió estando embarazada, ella deseaba ver nacer a su hijo y criarlo.
Debido a la historia, ya no parece extraño si hay padres que ponen el Corán en la cama del bebé. Hicieron esto como medida de precaución si los fantasmas estaban dispuestos a secuestrar a sus hijos. Los padres creen que los seres sobrenaturales como Sundel Bolong no secuestrarán a sus bebés si hay un Corán en sus camas.