El 24 de enero de 1998, murió mi hijo Jordi, atropellado en pleno centro de la ciudad de Barcelona cuando practicaba su deporte favorito: la bicicleta y mientras estaba parado en un semáforo, por alguien que a las 8h30 de la mañana venía de haber pasado toda la noche de “marcha” con 1.19 grados de alcoholemia en sangre por Cocteles con Campari

Con todas las pruebas y testimonios, de la policía y atestados hechos correctamente, el individuo, un hombre en paro con un coche prestado, etc.. fue detenido justo el tiempo necesario para prestar declaración balbuceando, debido a su borrachera, y seguidamente puesto en libertad.

Se nos aseguro que como las “cosas” estaban claras, se celebraría un juicio rápido (tardo 1 año y medio). Fue juzgado en Mayo de 1999. La sentencia fue de 2 años y medio de cárcel y 6 años de retirada de permiso de conducir. Lo recurieron, lo perdieron y en julio del 2001 el Tribunal Supremo confirmo la sentencia por lo cual el 19 de septiembre del 2001 el culpable entro en la carcel Modelo de Barcelona. Mi hijo lo he perdido para siempre, esta sentencia no alivia mi pena pero si espero que pueda servir como medida ejemplarizante.

Este es mi caso pero ante la impasibilidad de la justicia en otros muchos casos juzgados y con sentencias totalmente injustas, pensé que debía crear una Asociación de Ayuda y Orientación a los Afectados por Accidentes de Tráfico partiendo de las carencias que tanto hemos sufrido personas como yo a las cuales al dolor de la perdida de un ser querido, se les añade la burla de la justicia, quedando destrozadas para siempre.

Lo primero que se me ocurrió fue intentar recoger las 500.000 firmas necesarias para cambiar una ley demasiado permisiva distribuyendo un manifiesto, reclamando justicia y atención para todos los afectados. Los medios de comunicación se tomaron interés por este manifiesto, único en España y lo comunicaron por todo el país,dando lugar a que otras madres quisieron adherirse a mi idea y asi se creó Stop-Accidentes, ayuda y orientación a los afectados por accidentes de tráfico.

Actualmente se han creado Delegaciones en gran parte de las comunidades autónomas siguiendo la misma línea de actuación. Por una parte reivindicativa y por otra de apoyo y orientación a los afectados.

Mi labor consiste en accionar los diferentes proyectos que se proponen desde nuestra asociación.

Quiero hacer constar mi agradecimiento al Ayuntamiento de Barcelona que me entrego la Medalla de Honor al Mérito de la Ciudad en su categoría de plata, propuesta por la Guardia Urbana el 29 de noviembre de 1999.