Página 5 de 5 PrimerPrimer ... 345
Resultados 41 al 50 de 50
  1. #41
    Senior Member Investigador Novato Avatar de PETER_ARQ
    Fecha de ingreso
    May 2009
    Ubicación
    lugano
    Mensajes
    221

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    que buen tema me encantan las historias de los hombres gato, es realmente raro ver estas criaturas, aunque pensándolo bien no tanto por que le leo, lastima que no existe ningún video

  2. #42
    Junior Member Avatar de galirmo
    Fecha de ingreso
    Mar 2007
    Mensajes
    10

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    Hola, Si Alguien Sabe Donde Puedo Conseguir Este Libro Y Su Primera Parte Le Agradeceria, Muchas Gracias.

  3. #43
    Junior Member Participante
    Fecha de ingreso
    May 2009
    Mensajes
    20

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    en la matanza, cerca del mercado central hay una barrio llamado villa urquiza, hace mas o menos 15 años tmb anduvo dicho ser. segun mi amigo q tenia 6 o 7 años, el estuvo observando al hombre gato, junto a mas de 30 personas q se juntaron para agarrarlo y/o matarlo. eran las 11 pm y se escucharon gritos de una casa cercana y todos salieron a ver, sale esta familia de la casa y dicen haber visto al hombre gato en el techo de su casa. entonces empiezan a bbuscar y estaba subido a un pino, dice mi amig

  4. #44
    Junior Member Participante
    Fecha de ingreso
    May 2009
    Mensajes
    20

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    en la matanza, cerca del mercado central hay una barrio llamado villa urquiza, hace mas o menos 15 años tmb anduvo dicho ser. segun mi amigo q tenia 6 o 7 años, el estuvo observando al hombre gato, junto a mas de 30 personas q se juntaron para agarrarlo y/o matarlo. eran las 11 pm y se escucharon gritos de una casa cercana y todos salieron a ver, sale esta familia de la casa y dicen haber visto al hombre gato en el techo de su casa. entonces empiezan a bbuscar y estaba subido a un pino, dice mi amigo q tenia los ojos rojos, los q tenian armas empezaron a gatillar pero no salian las balas. pero con escopeta si cuando le dieron empezo a saltar de arbol en arbol con muchisima agilidad y se fue corriendo en 4 patas...

  5. #45
    Senior Member Investigador Novato
    Fecha de ingreso
    Nov 2009
    Mensajes
    329

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    Buenas!

    les comento que esto de los hombres gatos, no es tan raro como parece
    tengo un amigo mio, que el hijo nacio con los ojos iguales a los de un gato
    vieron cuando ahi mucha luz? que los gatos se les hace esa rayita en los ojos,
    bueno, este pibe es igual, se le agrandan mal en la oscuridad y con mucha luz se le hace la rayita
    segun mi amigo, el pediatra le dijo que es mas normal de lo que parece, que 1 de cada 400 o 600
    nace con algo parecido a algun animal.
    no se si ese dato sea verdadero o no, pero la cosa es que el niño este tiene esos ojos.
    igualmente les cuento, que yo tengo afinidad por lo gatos.

    no ando en 4 patas, pero los perros me dan terror mucho terror, ningun gato se me aleja por miedo
    es mas cuando me ve uno, viene corriendo a saludarme este donde este,
    igualmente no descarto que sea alguno mas loco que yo que ande a 4 patas jaja
    aunque tambien puede ser que aya alguna persona que pueda mutar en gato!!!!

    en la historia, tenemos hombres lobos, mujeres pez, hombres poliya, minotauros,
    mujeres viboras ajjaja ( en casi todos lados, chiste no se enojen niñas! ), hasta hombres perros
    ( lobizones ) y como no, hombres gatos.

    es dificil pensar que estas historias que concemos, ayan salido de una cabeza muy flayera
    y que perdure en el tiempo y durante mucho tiempo, raro no?
    para mi, siempre ahi algo de verdad en toda fabula, historia o relato!

    SAludos!

  6. #46
    Senior Member Meritorio
    Fecha de ingreso
    Feb 2010
    Ubicación
    Monte Grande. Prov. de Buenos Aires
    Mensajes
    105

    Predeterminado Re: Zona Sur: algunas leyendas

    La leyenda del Hombre Gato, se expandio por la zona de Ezeiza y alrededores, a principios de los 80. Creo que la principal responsable de que esta leyenda se propagara como se propago, fue la policia de la provincia. Por que digo esto? En esa epoca, yo vivia en Union Ferroviaria, la estacion inmediatamente siguiente a Ezeiza, en el barrio EL Trebol (donde actualmente recide Diego Maradona, para mas datos), que es un barrio residencial rodeado de villas, por lo que habia muchisima vigilancia de la polocia, y vigilancia privada. Yo me entere de la existencia de este delincuente (supuesto desde ya) a traves de los oficiales de la bonaerense, que se la contaban a lo grande. Todos habian perseguido al hombre gato, le habian disparado con .45. Parecia que les daba prestigio el asunto.

    Nuestra reaccion a estas historias que se contaban los tipos, fue de incredulidad. Demaciado fantastico el asunto. Pero debo decir que en mucha gente, la historia calo hondo, y el temor cundio. No solo en Cronica TV se hablaba del tema. En los diarios y noticieros mas importantes del pais, tambien se trataba el tema.

    Siguiendo con los relatos de los agentes de la policia de la provincia de Buenos Aires, la zona de influencia del Hombre Gato era mayor a la que menciona el articulo oposteado por mojo1975, ya que en ocaciones, contaban que lo habian perseguido por Tristan Suarez y Carlos Spegazzini, mas al sur aun que Ezeiza y La Union. Se trataba de un tipo superdotado fisicamente, que podia correr veloz e ilimitadamente, y saltar grandes distancias. Ademas, segun contaban, poseia proteccion antibalas.

    Debo admitir que yo jamas le di a este asunto, entidad de leyenda urbana, ya que jamas crei los relatos de estos tipos. Ademas, al menos en lo referente a los ambientes que yo frecuento, no duro mucho. Se disipo tan abruptamente como se habia generado. Mas de una vez, pense en postear la historia del Hombre Gato, pero nunca me parecio algo serio, por las caracteristicas del material de que disponia, que es, el que acabo de postear. Hasta hoy, que por Paranormal, me entero que la bola siguio, a traves de los años, hasta transformarse en leyenda urbana.

    Saludos

  7. #47
    Senior Member Meritorio
    Fecha de ingreso
    Feb 2010
    Ubicación
    Monte Grande. Prov. de Buenos Aires
    Mensajes
    105

    Predeterminado Re: Zona Sur: algunas leyendas

    Aqui encintré mas info sobre el asunto del Hombre Gato, en una web de Claypole:

    "Alguna vez, hace ya más de veinte años en el pueblo de Don Orione y ciudades vecinas dicen que existió un personaje maligno, que violaba a las mujeres y hacia otras fechorías.

    Lo llamaban el hombre gato, porque estaba enmascarado y tenia enormes garras como un felino, acostumbraba saltar los techos y subirse a los árboles para atacar a sus víctimas.

    Cuando lograba su cometido huía rápidamente sin que nadie pudiera capturarlo. La gente del lugar estaba asustada porque rasguñaba las puertas de sus casas dejando indicios de que estaba cerca. Los comentarios iban y venían.

    Una vez se dijo que un hombre le había visto y que el gato le marco la cara con sus uñas.

    Muchos otros aseguraron verlo saltando entre los edificios.

    La tranquilidad del pueblo había desaparecido, el miedo rondaba las calles. Fueron muchos días de angustia comentarios, hasta comenzó a pasar el tiempo y ya no se escuchaba nada de él. Quizás tomo otro rumbo o quizás nunca existió. Solo sé que en esa época en Alejandro Korn todos hablaban de él."

    Fuente: http://www.claypoleonline.com.ar/not...s/hombre_gato/

    En este articulo pude ver varios detalles de los que, en el post anterior que escribí sobre este tema, había olvidado, como los arañazos en las puertas de las casas. Es la primera novedad que tengo, sobre que tambien era violador.

    Por otra parte, si tenemos en cuenta la zona donde se origina este articulo, se ve que es una leyenda (o no) que tuvo como zona de influencia a practicamente todo el Gran Bs. As.

    Miren si será conocida esta leyenda que hasta hay un tema de Kapanga dedicado al tipo:

    Hombre gato - Kapanga.

    Toda la gente vive desesperada,

    porque dicen que anda de noche un criminal,

    a las mujeres casadas y solteras,

    agarra y las mata, las mata sin piedad,

    Dicen que tiene unas uñas muy grandotas,

    y usa una pistola calibre treinta y dos,

    tiene costumbre de entrar por adelante,

    si está muy a la vista se mete por atrás,

    todos le llaman:

    EL HOMBRE GATO,

    todos le dicen:

    EL HOMBRE GATO,

    dicen que las agarra,

    con las uñas las rasguña,

    que saca la pistola,

    les mete un pistolazo,

    les rompe bien el cuello

    y sale disparando,

    Todos le dicen.....

    Misma fuente que el articulo anterior.

    Saludos

  8. #48
    Senior Member Meritorio Avatar de cristiani
    Fecha de ingreso
    Jul 2010
    Mensajes
    165

    Predeterminado Re: Zona Sur: algunas leyendas

    si yo escuche del ,hombre gato, siempre se escucha en pueblos o ciudades pequeñas del interior....saludos

  9. #49
    Senior Member Meritorio
    Fecha de ingreso
    Feb 2010
    Ubicación
    Monte Grande. Prov. de Buenos Aires
    Mensajes
    105

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    Este es un relato de ficción, escrito por un vecino de Villa Celina, luger en el que tambien se vió al Hombre Gato. El valor de este cuento, radica en la descripción que hace el autor sobre la histeria que causaba en los vecindarios que frecuentaba, así como en la descripción de su "modus operandi" como les gusta decir a los investigadores policiales, y del de la misma policía.

    Por otra parte, según lo que leí en este mismo topic, y lo que pude investigar, al Hombre Gato se lo ha visto en Brandsen, Tristan Suarez, Ezeiza, Claypole y ahora, tambien en Villa Celina, casi Capital Federal, y tambien en Pilar y zona oeste. Fue un fenomeno importante, y como comenté en otro post, llama la atención la rapidez con la que se diluyó la cosa con el paso del tiempo.

    Relato

    Después de veintiséis años de vivir en la misma casa de la calle Ugarte, en el corazón de Villa Celina, donde aún vive mi familia, decidí abandonar el barrio para irme a vivir con Ana a Haedo, en el partido de Morón. Fue difícil el desarraigo; los primeros meses iba de visita casi todos los días: tomaba el tren de trocha angosta que une Haedo con Temperley y bajaba en un paraje marginal, debajo de un cruce de puentes, pertenecientes uno a la autopista Richieri, el otro al ferrocarril que viene de Madero y va para Laferrere. El lugar todavía existe y conserva su viejo cartel, que reza: "Estación Agustín de Elía". Pero más que estación, literalmente se trata de un pozo repleto de basura, con un par de andenes interrumpiendo el largo potrero y su caminito, transitado diariamente por changarines y personajes de las pinturas de Berni.



    Había pasado toda la tarde en la casa de mis viejos jugando al TEG con mis hermanas y unos amigos, tomando mate y escuchando música. Como siempre, el juego duró más de la cuenta y terminó por hacerse de noche. Cuando salía, me pidieron encarecidamente que no tomara la ruta habitual por Agustín de Elía, porque "eso" era una boca de lobo, que, aunque tardara más, fuera a Liniers y allí tomara el Sarmiento. Pero no les hice caso y ahora estaba arrepentido y apenas acompañado por tres o cuatro tipos, esperando un tren que no venía más, cagado de frío en la hondonada atrás del Mercado Central. Corría junio de 1997.



    En el fondo de la perspectiva empezó a crecer la luz amarilla de la locomotora, pero lamentablemente no de la dirección que hubiera deseado. El tren que iba para Temperley se detuvo unos pocos segundos y rápidamente siguió su camino. De la puerta que quedó frente a mí, bajaron sólo dos personas. A ambos los conocía, eran los hermanos Salomón, Néstor y Petete, que vivían en Giribone, a la vuelta de nuestra casa.



    —¿Qué hacés Juan por acá solo a esta hora?



    Les dije que iba para Haedo; ellos no sabían que me había mudado.



    —¿Y ustedes de dónde vienen?



    Volvían de la casa de una tía que vive en La tablada y estaban apurados porque Pablo, otro de sus hermanos, los había llamado por teléfono media hora antes y les había contado que en el fondo de Celina había un revuelo bárbaro, que habían visto al Hombre Gato por Urquiza y Achiras, que desde las seis de la tarde estaban todos en la calle y que habían llamado a los canales de televisión.



    Les dije que recién venía del barrio y que no estaba enterado. Lo que pasa es que Urquiza quedaba a unas quince cuadras de la casa de mi familia, y además no había salido en toda la tarde. Enseguida nos acordamos de aquella vez cuando éramos chicos, la noche en que el hombre gato anduvo por Giribone, pero brevemente, porque ellos se querían ir a ver qué pasaba, así que se despidieron y con prisa subieron la escalerita del puente de la Richieri.



    Yo me quedé solo nuevamente, pensando en aquella noche, tan invernal como ésta, pero de los primeros años de la década del ´80, cuando el Hombre Gato vino a rondar y saltar techos en las cuadras cercanas a mi casa.



    Me acuerdo que había un poco de niebla. Estaba jugando en Giribone y a eso de las nueve Celina me llamó desde la puerta, porque era la hora de entrar. Aunque insistí por "un ratito más", mi madre se mantenía inflexible: ¡adentro!. La rutina infantil se cumplía religiosamente. Resignado, tuve que abandonar la pista que habíamos dibujado sobre la calle con pedazos de ladrillos. Entré con la cabeza gacha y el autito relleno de masilla en la mano, mientras escuchaba las cargadas de mis amigos.



    Apenas un rato después, mientras estábamos comiendo, se empezaron a escuchar gritos desesperados, que llegaban de la calle. Salió solamente mi papá; a mis hermanas y a mí no nos dejaron. Pero yo me escurrí a la terraza y me escondí sobre el techito del porche, para ver qué pasaba.



    Resulta que el cabezón Adrián Navarro, uno de mis mejores amigos, estaba parado en la esquina de Giribone y San Pedrito, cuando repentinamente salió espantado, corriendo hacia su casa. Dijo haber visto a un hombre muy alto, todo vestido de negro, saltando por los techos de la casa de Gaby. Dijo que tenía ojos rojos.



    —Ojos rojos.



    Empezó a salir todo el mundo a la calle, la mayoría armados con revólveres y hasta alguna escopeta. Pronto llegó la policía: hombres mal uniformados que seguramente venían del destacamento de la bajada, ya que eran conocidos por la gente, que, a esta altura de los acontecimientos, había copado las cuatro esquinas de Ugarte y Giribone.



    En un extraño clima de fiesta empezó la cacería. Hace tiempo que se venía hablando del Hombre Gato. Se especulaba acerca de su origen y sus actividades. Se decía que venía de Brasil, que era de la secta Moon, que era capaz de dar saltos de cuatro metros, que sus ojos te paralizaban. La gente le tenía miedo, lo consideraba malvado. Para mí, en cambio, se había convertido en una especie de superhéroe, y deseaba que no lo atraparan.



    Alguien dijo que lo vio saltar la pared del terreno de Monti. Hacia allí se dirigió la turba. Vecinos y policías se agolparon frente al portón de chapa; Monti, en pijama, abrió el candado y dio vía libre. Mi amigo Martín Perdíz, nieto de Monti, me saludaba desde lejos. Todos parecían contentos. Entraron algunos y empezaron a oírse disparos. Hubo corridas y algunos gritos. Durante casi dos horas indagaron en el terreno y los galpones, hasta que, finalmente, decidieron que no había nadie. Sin embargo, esto lo supe al día siguiente, el visitante había dejado huellas, que confirmaban una vez más su existencia. La gente se replegó, la policía se fue, todo volvía a la normalidad.



    Pasó gran parte de la noche y no podía dormir. De repente, a eso de las cuatro de la mañana, se escuchó un disparo, después otro, después varios más, y empezaron de nuevo los gritos y la gente en la calle. Otra vez lo habían visto saltar el paredón de Monti. Parece que ahí estaba la cosa nomás. Esta vez llegaron muchos más policías, mejor equipados, y hasta un camión de bomberos y dos ambulancias. Era una noche de locos.



    Entraron al terreno, que ocupaba media manzana y tenía en su interior dos galpones de un taller de matricería y un parque con varios árboles, entre ellos nísperos, moras y quinotos de los que me alimenté en más de una ocasión. Por segunda vez en la misma noche abrieron el gran portón de chapa; en esta oportunidad sólo entró la policía. Los tiros fueron muchos, y hasta lanzaron una bomba de gas lacrimógeno, que al día siguiente encontré partida en dos en el parque. Después de una o dos horas de infructuosa persecución, cuando empezaba a clarear, dieron por finalizada la búsqueda y todos se fueron. Tiempo después nos enteramos que el Sargento Ramos lo vio saltar por el paredón de atrás hacia la casa de Claudio, y que desde allí saltó otra vez a la calle para escapar corriendo por los potreros que estaban más allá de San Pedrito.



    Al otro día, Martín me invitó a su casa y juntos recorrimos, solos, todo el lugar. Vi los agujeros producidos por los tiros en las paredes de chapa de los galpones internos, los casquillos tirados por todas partes y, sobre todo, las marcas profundas en los troncos de los árboles. Eran arañazos, me explicó. Esto me produjo una gran impresión. Martín me regaló la bomba partida de gas lacrimógeno. En casa la uní con cinta de embalar y la guardé en el cuartito donde está la heladera. Allí permaneció bastante tiempo. A veces se la mostraba a algún amigo o pariente que venía a visitarme. En algún momento se debe haber perdido, porque a partir de los veintipico de años no la encontré más, aunque varias veces la busqué, revolviendo las herramientas de mi viejo o las repisas que están al lado de la heladera.



    Aunque parecía que nunca iba a poder salir de la estación Agustín de Elía, al fin el tren mostró su trompa por la curva atrás del Mercado. Venía bastante vacío, así que viajé sentado, mientras pensaba en aquella noche de mi infancia.



    Llegué a la estación Haedo en menos de veinte minutos. Esperé un rato el 182 y luego decidí irme, porque ya estaba harto de esperas, así que caminé las doce cuadras con ritmo ligero, hasta que llegué al largo pasillo de la calle Lainez. Apenas entré a mi casa, fui al living y prendí la televisión.



    Con música rimbobante, Crónica titulaba sobre el fondo rojo de la pantalla:

    Transmitían en vivo. La cámara enfocaba las ramas altas de un viejo eucaliptus, mientras el periodista aseguraba que allí se encontraba el Hombre Gato. Una muchedumbre exaltada lo rodeaba. Pude reconocer a unos cuantos amigos y conocidos. Estaban los seminaristas de la capilla de Urquiza, el gordo Gabriel y los muchachos de la Municipalidad, mis amigos de Perseverancia y el Sagrado, los pibes de Viejo Smocking, y muchos más. Uno a uno iban desfilando ante la cámara. Y yo de este lado, tan lejos.



    De pronto, los chicos empezaron a tirarle cascotazos al árbol. La gente se puso eufórica y empezó a gritar y a empujarse. Era un descontrol; la cámara iba a sucumbir en cualquier momento. Casi todo Celina estaba ahí, o estaba llegando.



    El cronista insistía: "El hombre gato resiste, el hombre gato resiste".



    Más forcejeo, más gritos.



    Al final la cámara cedió y fue a parar al piso. La última imagen que transmitieron fue un poco de pasto. Tres, cuatro segundos de pasto. Después, todo se puso negro y desde los estudios de Crónica decidieron pasar a otra noticia.



    Esperé un buen rato que volviera la transmisión desde Villa Celina, pero nada.



    Estaba cansado. La noche se cerraba y finalmente decidí acostarme, pero, una vez más, no podía dormir. La voz del periodista me repiqueteaba en la cabeza:



    "El hombre gato resiste, el hombre gato resiste."

    Dedicado a Martín Perdíz y Adrián Navarro.

    EPÍLOGO

    Muchos lo vieron, pero jamás lo atraparon, lo que deja abierta la posibilidad de que cualquier día de estos aparezca nuevamente saltando por los techos del Conurbano Bonaerense. Parece que se trata de algo periódico. Me pregunto, si vuelve, ¿será el mismo, quizás viejo, menos atlético? ¿O vendrá un reemplazante, un aprendiz, un discípulo?

    El autor del relato se llama Juan Diego Incardona, y la fuente de donde lo obtuve es la siguiente:

    http://www.elinterpretador.net/17Jua...HombreGato.htm

    Saludos

  10. #50
    Senior Member Meritorio
    Fecha de ingreso
    Feb 2010
    Ubicación
    Monte Grande. Prov. de Buenos Aires
    Mensajes
    105

    Predeterminado Re: ¿Hombres-Gato?

    Encontre esto, con fecha 6/3/2005. Observen como, con 20 años de diferencia, excepto la violencia con que actuaba el hombre gato bonaerense en los 80, los demas patrones de conducta, se repiten.

    Dicen que salta de casa en casa, se viste de negro y que sus ojos son rojos. Tras cientos de denuncias, la policía lo busca. Escuche el increíble relato del comisario en Radio 10

    En Santa Fe andan a los saltos. Los vecinos de la zona sur están atemorizados por la aparición de un extraño sujeto, al que llaman "el loco de los techos" y que, cuentan, se la pasa de techo en techo practicando saltos acrobáticos.

    Los testigos aseguran que mide dos metros, viste todo de negro, usa un pasamontaña, lleva una capa y que sus ojos lucen “rojos”. De acuerdo a la información recabada por los investigadores, este hombre puede cruzar la calle, saltando de techo a techo y da saltos acrobáticos que pueden ser de hasta cinco metros de altura y diez de largo.

    “Parece el hombre gato” aventuran los pobladores. “Apenas se ve su contorno, su figura. Nunca mostró su cara, pero sí dicen que le vieron sus ojos y que tienen un tono rojizo.”

    En diálogo con Radio 10, el comisario mayor Gabriel Legstra reconoció que "hay una psicosis general. En los últimos días recibimos cientos de denuncias en el comando radioeléctrico".

    "El marte mandé 18 móviles para calmar la sensación de miedo. Pero, en definitiva no hay más delito que el de la violación a la propiedad, el tipo va de techo en techo, aparece en el interior de una casa, ha posado su cara en una ventana pero no ha atacado a nadie".

    Psicosis generalizada
    La psicosis crece entre los habitantes de la parte sur de la ciudad de Santa Fe pese a que, según dicen, hasta ahora nunca fueron atacados. La policía confirma que en los últimos días se han multiplicado los llamados en los que se denunciaban que había un hombre por los techos “saltando como un loco”.

    Según publica el diario La Capital, primero apareció en el barrio Centenario, a metros de la cancha de Colón, pero dicen que después se lo vio en sectores cercanos, como El Arenal, San Lorenzo, Chalet y Santa Rosa de Lima. Esta la zona más afectada por la inundación de 2003.

    De todos modos, pese al intenso rastrillaje de la noche del jueves del que participaron decenas de efectivos, la policía no pudo dar con él pero recomendó a la población mantener la calma, ya que en la fuerza contaron que hubo vecinos que directamente intentaron matarlo a tiros.

    El misterio creció cuando varios testigos contaron que "las balas no le hacen nada. Sus ojos se le ponen rojos cuando se burla de quienes quieren darle caza".

    Un vecino de El Arenal, dijo que le disparó 17 veces sin que las balas le hicieran el menor daño, mientras el fantasma no hacía otra cosa que provocarlo, aullar como animal o llorar como un niño, dando pasos de baile sobre los techos en los que camina como si fuera un gato.

    “La gente tiene temor de ser atacada, golpeada y robada por este hombre. Temen que entre en su propiedad y se defiende” dicen en la Unidad Regional I y a su vez describe que los vecinos “están expectantes con cuchillos y palos”.

    La mayoría de los vecinos habla de un ser -que parece salido de los cómics- de gran estatura, que no sólo anda por los techos sino que también cruza las calles de un solo salto y hasta trepa paredes lisas de seis metros de altura. "Es el Diablo", se animan a afirmar los más atrevidos, o los más imaginativos.

    El comisario Legstra contó que una mujer le "llegó a decir que el individuo le apuntó con el dedo y la dejó inmovilizada".

    Otra vecina relató que en la madrugada del lunes pasado, en momentos en que llovía intensamente, el fantasma logró trabar las puertas de un auto con siete personas adentro que estaban armadas esperando darle caza, pese a las advertencias de la policía.

    Varios decidieron montar guardia durante las 24 horas en las puertas de sus casas, armados y vigilantes, pero hasta ahora no pudieron capturarlo.

    Los vecinos del extremo sur interrumpieron el tránsito en reclamo de mayor iluminación de la zona, ya que muchos se resisten a dejar sus casas solas.

    Fuente: Infobae.com

    Saludos

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. HOMBRES DE NEGRO
    Por Geonara en el foro Extraterrestres y Ovnis
    Respuestas: 39
    Último mensaje: 26-01-2011, 00:34
  2. ¿POR QUE SOMOS ASI LOS HOMBRES?...
    Por ALEXS en el foro Off-Topic
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 05-06-2008, 01:40
  3. hombres o mujeres??
    Por DarK_Mage en el foro Off-Topic
    Respuestas: 42
    Último mensaje: 04-03-2008, 16:23
  4. Hombres Lobos
    Por gulop en el foro Vampiros y Otherkins
    Respuestas: 10
    Último mensaje: 22-02-2006, 18:50

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •