Página 6 de 6 PrimerPrimer ... 456
Resultados 51 al 59 de 59
  1. #51
    Junior Member Participante Avatar de Ivalfonso
    Fecha de ingreso
    Jan 2009
    Mensajes
    25

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Yo estuve un domingo a la tarde junto a mi novia hace un par de meses atrás. Tomé algunas fotos con el celular pero no salió nada raro. Casi llegando a la esquina opuesta de la cuadra, hay una pequeña inmobiliaria que vende un hermoso 3er piso del castillo. Sinceramente es bellísimo.
    Mi abuelo criado en Devoto nos contaba que de chico siempre se contaban historias de ese lugar y sin dudas, algo hay ahí.
    Salu2.

  2. #52
    Senior Member Super Agent Avatar de mojo1975
    Fecha de ingreso
    Jul 2009
    Ubicación
    En el lado oscuro de la luna
    Mensajes
    2,043

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    “Castillo de los Bichos”
    Antiguo “Palacete de los Fantasmas” de Villa del Parque



    Situado en el barrio de Villa del Parque, Calle Campana al 3200. Lo bautizaron “Castillo De los Bichos” por la torre con cúpula y las quiméricas figuras de rostros y los exquisitos “prótomos” de animales que decoraban sus fachadas exteriores en paredes y cornisas, con tipología similares a gárgolas.

    Castillo de los bichos ("palacio de los bichos" para los vecinos) situado en el barrio de Villa del Parque, Calle Campana al 3200. Proyectista y Constructor, Ingeniero A. Muñoz González.
    Fecha de construcción: 1899. Estilo Ecléctico Romántico Italiano – Palacete o Petit Hotel.



    Esta histórica leyenda urbana recopilada y rescatada de diversos archivos bibliográficos fue elaborada con las informaciones de los Sres.Constante Daneri, Roberto Tuoto y Isabelino Espinosa hábiles historiadores del lugar, ampliada con otros datos recopilados, investigados y estudiados minuciosamente en Buenos Aires y Europa por el erudito escritor e historiador Gallego Dr. Prof. Manuel Vasco da Fonseca en su libro “Crónicas Absurdas de Buenos Aires” Cap. XXXVII pág. 576 – 683 – Ed.Saritnem – Vigo, España- 4ª Edición 2008.

    Hacia 1900 el barrio era prácticamente campo, ocupado por innumerables quintas de hortalizas y frutas donde apenas aparecían delineadas irregularmente sus primeras calles con piso de tierra y cuando llovía mucho, de barro. Sus habitantes no eran muchos, y poseían como medio de transporte local “sulkys” y carros tirados por caballos o mulas, para ir de localidad en localidad, el ferrocarril. Poco después se inauguraron las líneas de tranvías Nros. 85 y 86, uno con destino a la zona de Caballito y la restante a Plaza de Mayo. Aquellas tierras que en el siglo XIX don Rafael Giordano había adquirido privadamente a su primitivo dueño don Pedro Pastorini según antiguas referencias. Era un lote de casi 10.000m2 de forma irregular paralelo a la línea férrea.

    Cuando se evoca el pasado del barrio de Villa del Parque, en ningún momento puede estar ausente un elemento muy particular que integra su emblema oficial. Nos referimos al castillete de torre y cúpula ubicado en la calle Campana, lindero a las vías del que se denominó una vez "Ferro Carril Buenos Aires al Pacífico (B.A.P.)" A este edificio singular se lo bautizó popularmente con un curioso nombre: "El Castillo de los Bichos", tal vez porque en la decoración de sus fachadas exteriores aparecían figuras de animales fantásticos y grotescos, similares a “Gárgolas medievales” y diversas máscaras típicas del estilo de esa época. Hoy luego de varias reformas para “modernizarlo” fue prácticamente descaracterizado de su original estilo: “Romántico Italiano eclectizado”, al ser retiradas todas sus molduras, apliques y figuras como también sus delicadas aberturas de madera de roble y cedro con sus espectaculares y coloridos vitreaux, hierros forjados y bronces por su estado tan deteriorado por años de abandono y pillaje, solo queda apreciar su estructura volumétrica “contemporáneamente actualizada” como vemos en las fotos.

    También fue identificado como "El Castillo de los Fantasmas" o el de “Los novios errantes”, evidentemente, debido al relato del vecindario que afirmaba haber visto durante la noche, ciertas apariciones en ese lugar que resultaban inexplicables y preocupantes. Muchos decían que alguna vez se logró escuchar ruidos extraños, voces, gritos desgarradores, sombras diabólicas, y ectoplasmas que deambulaban sigilosamente por todo el edificio y en sus alrededores de manera misteriosa que comenzaron a suceder después del mes de Mayo de 1911, cuando se cumplían los primeros treinta días del luctuoso incidente ocurrido en el precario paso a nivel lindante al palacete Giordano.

    Su leyenda fue registrada y transmitida oralmente años tras años por antiguos y caracterizados vecinos de Villa del Parque en base a relatos proporcionados por ciertas personas que fueron en determinado momentos protagonistas directos e indirectos de los hechos. Esa edificación comenzó lentamente en 1895 y estuvo a cargo del ingeniero Alberto Muñoz González (español de Toledo) como proyectista y constructor; se terminó de construir a fines del mes septiembre de 1899 como consta el los archivos. Originalmente presentaba cuatro frentes arquitectónicos de bello e imponente estilo, y cinco pisos, con una bonita torre mirador tal como un minarete árabe terminada con una cúpula facetada en forma de campana. Una terraza, tres habitaciones con sus respectivos baños en cada piso, la planta baja con un holgado “Hall” recibidor con su escalera de mármol blanco de barandillas torneadas, amplios salones y su correspondiente toilette, que componían la totalidad del área social del edificio y por supuesto las dependencias de servicio con cocina, habitaciones para los empleados y un pequeño sótano para depósito de baúles, leña, carbón y alacenas (con el transcurrir de los años se efectuaron algunas modificaciones que de alguna forma alteraron su primitivo diseño. El maestre de obras y frentista fue Silvestre Leonello oriundo de Trento, artesano experto de mucha creatividad quien realizaba trabajos de escultura, molduras y vaciados de acróteras, máscaras y mascarones para el prestigioso Arquitecto Francesco Tamburini proyectista original del famoso Teatro Colón.

    Podemos imaginar con ello los motivos iconográficos y la calidad plástica de las figuras que realizó en esa obra que impactó tanto a los vecinos, y que hoy lamentablemente se han inexorablemente perdido. Rafael Giordano había nacido en la ciudad de Salerno, capital de la Provincia de Salerno al sur de Italia en el año 1866 posiblemente descendiente de un renombrado pintor italiano nacido en Nápoles en el siglo XVII e igualmente emparentado con la aristocracia italiana del siglo XVII. Estaba casado con Vittoria D'Olivi, cuyo nacimiento se habría producido en 1868 en el pueblo de Benevento, y una hija de ambos en 1889 a la que bautizaron con el nombre de Lucía en homenaje a la Santa de Siracusa (patrona de Sicilia). Aparentemente por motivos de algunas desavenencias con sus primos hermanos por cuestiones de herencia, el matrimonio, el 24 años, ella con 22 con su primogénita hija de pocos meses de nacer, decidió viajar hacia la Argentina en el año 1890.

    Viajó la familia en el navío de bandera italiana “Domenico Balduino”, embarcaron el 5 de Diciembre de 1890 en el puerto de Génova con una breve escala en las Islas Canarias-España y en Santos-Brasil hacia su destino final Buenos Aires, llegando el 17 de Febrero de 1891 donde se instalan en el moderno “Hotel Phoenix”, concebido en 1889 por los arquitectos Emilio Agrelo y Rolando Le Vacher, en la esquina de San Martín y Córdoba de la capital Argentina y luego de modo más permanente en la calle Cuyo hoy Sarmiento, entre Artes hoy Carlos Pellegrini y Cerrito. De holgada posición económica ya que habían heredado innumerables propiedades en Siena y Venecia y una considerable fortuna en dinero de sus padres por ser el hijo único del Comendattore Luigi Emanuelle Giordano y Fabrizia Antonina Lleone, acordaron adquirir un amplio terreno donde construirían una confortable residencia para ellos y principalmente para su hija.

    Por esos designios del destino, la elección recayó en tierras de Villa del Parque porque cuando las vieron por primera vez le hicieron recordar en algún sentido las de donde había transcurrido su feliz niñez en Toscana, y allí lógicamente deberían lograr concretar sus más íntimos anhelos de una nueva vida en suelo sudamericano. Una vez concluida la obra de la suntuosa vivienda, fue decorada y amueblada con costosos y singulares objetos obras de ebanistas y escultores famosos, algunos fueron enviados de Salerno por su madre (veladores y cuadros con mucha historia ya que habían permanecido durante varias generaciones a la familia), otros comprados o encomendados especialmente por “marchands” y luego enviados especialmente desde Paris-Francia, Viena Austria y de Munich-Alemania, todos los ambientes de la mansión quedaron muy bien equipados, reflejando elegancia, categoría y buen gusto.

    Sabemos por fotos antiguas que eran también muy bien diseñados sus jardines perimetrales (quizás con cierto toque afrancesado) que se destacaban por sus especies arbóreas y florales con las de las huertas y lotes rurales de sus vecinos. Así mismo este palaciego edificio permanecía sin ocupantes por mandato de sus dueños, atendida exclusivamente en la parte de su mantenimiento y limpieza pues sería su obsequio de bodas para la su única “figlia Lucia”. Un pensamiento recurrente y obsecuente, una intención definitiva que nadie intentó modificar. El matrimonio Giordano concurría periódicamente al barrio a bordo de su auto " Adler- Landaulet 1911" de color bordeaux con su chofer Román, donde siempre se le recibía con simpatía llamándolo “Comendattore” por parte de las modestas familias del lugar, las mismas que cuidaban para terceros extensas quintas de verduras aledañas, entre otras actividades. En otras oportunidades realizaba tertulias con sus amistades capitalinas o pequeñas reuniones culturales, como cuando tuvieron la oportunidad en el año 1910 ser espectadores privilegiados desde el balcón mirador de la parte superior de la torre, el majestuoso recorrido del cometa "Halley" en el firmamento durante el tiempo que apareció a la vista de los azorados ciudadanos porteños.

    La niñez de Lucia Giordano transcurrió calmamente en el Barrio de Balvanera y al llegar la edad escolar Lucía fue inscripta en un colegio religioso de Monserrat de la Hermandad de María Santísima de la Misericordia. Sin inconvenientes la niña finalizó su etapa de estudios primarios, ingresando de inmediato en el ciclo secundario que cumplió totalmente cuando tocaba su fin el año 1908. Terminados estos se inscribió en la Facultad de Medicina y el primer año del ciclo inicial, advirtió que no podría continuar esos estudios porque no sentía atracción por ellos. Finalmente pudo convencer a sus padres para que le autorizaran a estudiar piano, ingresó en un conservatorio dirigido por la profesora Rosa Molarte, y en poco tiempo con dedicación consiguió progresos notables, aventajando a sus más destacados condiscípulos ante la admiración de todos. A ese instituto de enseñanza musical también concurría en condición de alumno, un joven llamado Angel Lemos que estudiaba violín. Lucía y Angel simpatizaron muy pronto: coincidían en el modo de pensar y tenían parecidas preferencias. El muchacho no disimulaba su interés por al joven, que tampoco desechaba la idea de iniciar un noviazgo. Así ocurrió, y como se estilaba en esos años, solicitaron el consentimiento de los padres de ambos, que dieron su aprobación sin inconvenientes. Angel Lemos era el tercer hijo de Manuel Lemos que se desempeñaba en el directorio de la tienda "A la Ciudad de México", situada en la calle Florida y Cuyo de la Capital. Su madre María López Rodríguez era ama de casa.

    Cuando en 1909 Angel Lemos inició su curso de violín en el conservatorio de la profesora Molarte, tenía 23 años (había nacido en el barrio de Barracas en 1886), ya poseía el título de farmacéutico otorgado por la universidad nacional. En 1936 un investigador del tema que hoy nos ocupa, llamado Francisco Martínez ubicó en los archivos de la Cátedra de Bromatología (Aula "Felipe Justo"), de la Facultad de Ciencias Médicas a cargo en la ocasión de los profesores Angel Bianchi Lischetti y Vicente Colobraro, una carpeta de "Trabajos Prácticos" a nombre de Angel Lemos que correspondía al año 1909. Las comunicaciones amorosas entre Lucía y Angel en aquellos primeros años del siglo XX se realizaban por intermedio del envío de la correspondencia a través del correo, y con tal sistema intercambiaban románticas cartas en las cuales expresaban su mutuo amor, logrando también hacerlo luego con la aparición en la vida porteña de entonces, de un nuevo elemento sentimental y emotivo: La tarjeta postal, confeccionada con una fina y delicada cartulina, donde generalmente se admiraba la presencia de una pareja de enamorados, en una figura elegante y esfumada, mientras que en otras parecía un bello paisaje o hermosas flores en relieve integrando una llamativa imagen por sus distintos colores. En el anverso de cada tarjeta se colocaban las leyendas escritas. Lucía y Angel lo hicieron durante su noviazgo, Esa era una común forma de expresión de sentimientos de un modo honesto, respetuoso, culto y muy victoriano de la época.

    Transcurría el mes de enero de 1911 y la fecha establecida para el casamiento de Lucía y Angel había sido fijada para el sábado 1º de abril de ese año. La recepción y el festejo quedaron establecidos y confirmados, se realizaría en el espléndido “Palacete” “Petit Hotel” de la calle Campana, muy cerca de la antigua estación ferroviaria. De común acuerdo las dos familias, que por otra parte mantenían muy buenas relaciones, efectuaron las invitaciones de rigor, y al mismo tiempo tomando nota de todo lo necesario para dicha ocasión. Finalmente llegó el día esperado, sábado 1º de abril de 1911.

    Se celebró la ceremonia religiosa en la iglesia parroquial de San José de Flores ubicada en Rivadavia y Pedernera de nuestra Capital. Y el casamiento por civil se concretaría en las oficinas de esa zona: Fray Cayetano 65. La leyenda también inscribió en sus páginas, algunas facetas desconocidas relacionadas con los jóvenes recién casados: sobre algunos de los los regalos recibidos en ocasión de su boda, casi todos fueron elementos valiosos y de prestigiosas marcas de aquellos tiempos. (1)

    Los vecinos de entonces en esa oportunidad pudieron admirar en todo su esplendor la silueta del edificio que presentaba en esa singular jornada un aspecto imponente, hermoso, cautivante. Se habían cuidado hasta los más mínimos detalles. Todo era exactitud y esmero, pulcritud y gusto refinado, quizás por la excelente organización del personal especializado que se contrató para tal ocasión. Fueron transcurriendo las horas, durante las cuales se había cumplimentado por la mañana la correspondiente tramitación en el Registro Civil para la concreción del enlace. Entrada la noche comenzaron a llegar los invitados. La mayoría, ostentando la conocida vanidad humana, lo hacían orgullosos a bordo de lujosos automóviles con un evidente deseo de competir y triunfar ante los ojos de sus amistades y la demás gente.

    Las famosas marcas de coches de aquel tiempo llevaban estos nombres: "Renault Fréres E-M-F 30","Maxwell", "Courier", "Standard-Dayton" y Fiat tippo Due. La conducción de los mismos estaba a cargo de choferes uniformados con vistosas chaquetas, gorras elegantes, guantes blancos y antiparras, calzando lustrosas polainas de cuero. Cada uno de esos servidores representaba de alguna manera el poderío económico de sus patrones. Luego de iniciarse la fiesta, el bullicio y la alegría hacían sentir su presencia en todos los ambientes de la mansión. Los padres de los contrayentes saludaban y atendían con delicada cortesía a los concurrentes al festejo. A su vez, los "mozos" contratados para desempeñarse en la ocasión, cumplían adecuadamente con sus funciones específicas. Dos orquestas de distinto estilo amenizaban la importante reunión. Una denominada "Platz Grau", ejecutaba antiguos valses vieneses, mazurkas y alguna otra música de origen europeo en la sala principal. En otro sector del edificio un cuarteto de ejecutantes criollos titulado "Buenos Aires", integrado con bandoneón, guitarra, flauta y violín, interpretaba inspiradas y hermosas melodías porteñas. Con la llegada de los novios la fiesta a las 9 de la noche alcanzó su máxima expresión de algarabía y felicidad. En determinado momento, como si hubiese sido un convenio realizado de antemano, los concurrentes a tan grata y emotiva reunión solicitaron a los recién casados (muy buenos ejecutantes de piano y violín) algunos temas musicales del repertorio de ambos. Cortésmente accedieron a esos pedidos, y así se pudieron oír en esa noche festiva, la interpretación de Lucía y Ángel en armoniosos compases de bellas obras de famosos compositores, ante los vibrantes aplausos de los presentes.

    En la madrugada del día domingo el clima jovial de los festejos no decaía en ningún momento, todo era felicidad y alegría. El castillo totalmente iluminado daba una visión muy particular a esa zona del incipiente barrio. Desde lejos aparecía como una fulgurante figura, bella e impactante en medio de la noche. Era un espectáculo imponente, descripto luego con gran emoción por todo el vecindario de la zona.

    En esa noche de otoño en los alrededores del majestuoso castillo la oscuridad era total, y algo lúgubre. En aquellos lejanos tiempos las calles del barrio eran con piso de tierra. Solo algunas de las arterias principales tenían adoquinado y además no poseían iluminación propia, transitar por esos sitios significaba literalmente hacerlo "con los ojos vendados". Transcurrían las primeras horas del día 2 de abril de 1911 cuando la pareja de novios dejó el castillo. Gran cantidad de vecinos ocupaban la calle Campana y sus respectivas veredas, quienes les brindaban expresiones de simpatía y augurios de felicidad y fortuna. En esos momentos se pudo comprobar que el vehículo que debía trasladar a los recién casados ya estaba estacionado en el lugar indicado, aguardándolos del otro lado muy cerca de lo que hoy es la calle Ricardo Gutiérrez.

    Lo cierto fue que la pareja se dirigió hacia el sitio previsto, cruzando sobre los rieles del ferrocarril en medio de la oscuridad pues no habían aceptado un pequeño farol de aceite ofrecido amablemente por una mucama. Desde las puertas del Castillo se pudo observar a los jóvenes que a pie realizaban el trayecto. Varias veces saludaron con los brazos en alto quienes los despedían. Esa fue la última imagen que la gente tuvo de Lucía y Angel, porque segundos después ocurriría el inimaginable y terrorífico desenlace.


    Cementerio de StaglienoEn esos momentos a las 3 y 35 horas de la madrugada un tren rápido de carga con una Locomotora “Preirie” a vapor -4-8-4 de Nº 3815 y tender con 300 HP de fuerza a su velocidad máxima de 72 Km/hora y con 27 vagones de carga de 80Tns de granos c/uno se acercaba Conducido por antiguos empleados de la línea, el maquinista Fernando Diego Marcucci (52 años) y el fogonero Azibar Pamplona “el vasco”, se desplazaba rumbo la estación terminal de Retiro por una de las vías para cruzar como un rayo aquel solitario y obscuro paso a nivel. Los novios no advirtieron la imprevista aparición de la locomotora que arrastraba la formación de vagones a todo vapor y tanta velocidad. La luz del farol con lámpara de acetileno delantero de la máquina era insuficiente y titilante. No se identificaba a cierta distancia, pero el trepitar de esa mole de hierro 100 toneladas tampoco fue escuchado por ambos, y entonces el terrible accidente se produjo; fueron embestidos y destrozados violentamente por la parrilla inclinada del “apartavacas” delantero perdiendo la vida en el acto.

    Se buscó en aquel entonces una explicación coherente a las posibles causas que originaron la tragedia. Según los representantes del “Ferro Carril Buenos Aires al Pacífico (B.A.P.)”, el maquinista al saber de lo sucedido hizo su descargo: expresó que a su salida con la formación su jefe de estación de la Ciudad de Vedia del partido bonaerense de Junín, el inglés Dicky H. Fooley le había indicado que debía correr contra el reloj para llegar a Retiro en tiempo record ya que la carga que transportaba la estaban esperando los camiones para salir urgentemente para el puerto.

    Según Marcucci al llegar al paso a nivel de la calle Campana, el recuerda haber estado controlando el tiempo en su reloj de bolsillo desde el mameluco y con sus antiparras reglamentarias colocadas, verificando luego el manómetro de la presión de la válvula del vapor. Pamplona mientras paleaba carbón del “tender” al hogar de la caldera, recuerda haber notado de reojo en un momento fugaz al edificio muy iluminado y haber sentido levemente entre los bufidos de la potente máquina alguna música muy lejana.

    Nada fue informando por ambos sobre lo ocurrido porque según sus manifestaciones, por el ruido, la extrema velocidad que el tren llevaba y la escasa visibilidad del lugar no vieron ni sintieron lo sucedido, aclarando que si hubieran avistado algo, inmediatamente harían sonar el silbato y la campana aplicando los frenos y reversa, acción que no serviría de nada por la semejante inercia de las casi 3200 toneladas en movimiento.

    Por otro documento del archivo de la compañía, en el parte del viaje, se dice que llegó la formación de carga Nº313/11 a la estación terminal de Retiro en su horario establecido por el supervisor de recibo de cargas Jakye Willams Jr. y que el señalero del furgón de cola Evaristo Reyes tampoco comunicó nada (por comentario entre ferroviarios se supo que el viejo Reyes era una individuo que generalmente vivía ebrio y que seguramente estaría en el momento del accidente recostado en el banco de madera abrazado al porrón de barro de “Ginebra Bols”, su favorita, que siempre lo acompañaba en sus viajes”, y que con seguridad el candil de vidrio rojo trasero de aceite estaba apagado).

    El Chofer Dalmiro Arnoldo Molina un cordobés de 33 años, elegantemente uniformado, con gorra casaca y brichs grises tradicionales con botas negras que los esperaba del otro lado de las vías de a cuerdo a las instrucciones recibidas de los familiares de los contrayentes (3), fue un involuntario espectador del accidente ocurrido a poca distancia de donde tenía estacionado su coche, le atribuyeron posteriores declaraciones de las cuales reconoció que en aquellos momentos estaba orgullosamente sentado en el asiento delantero de su “ Oldsmobile Limited” de color negro con capota de hule ( solo se fabricaron 159 unidades), fumando distraídamente un cigarrillo “Monterey” absorto en sus pensamientos y sin prestar mayor atención a lo que sucedía en los alrededores, a esa hora de la madrugada un paraje oscuro, silencioso y monótono sin atractivos para la curiosidad.

    Recordaba que al escuchar la llegada de un tren giró instintivamente la vista hacia el Castillo y alcanzó a ver por la humareda blanca el veloz avance del mismo. Luego rememorando esas circunstancias creyó haber oído algunos gritos de terror que no pudo precisar y sin ver mucho por quedar enceguecido por la iluminación del edificio. Tal vez ambos jóvenes habrían expresado de esa manera su espanto, al advertir súbitamente frente a ellos la enorme masa negra de la locomotora que terminaría con sus vidas.

    Los padres de los novios que asistieron atónitos el accidente desde el angosto balcón aterrazado y perimetral del segundo piso, los demás comensales por los amplios ventanales y desde el jardín con espanto; algunas damas se desmayaron, otras llorando tapaban los rostros de algunos niños y los caballeros con faroles y velas que retiraron de la decoración del salón principal y corrieron desordenadamente en tropel hacia el lugar profiriendo órdenes, gritos, sin saber que encontrarían.

    Los cuerpos mutilados y ensangrentados quedaron en los taludes pedregosos de la vía como muñecos desarticulados en pedazos y de forma antojadiza por un destino cruel y despiadado que se había cobrado dos inocentes y jóvenes víctimas, Lucía y Angel, en extraño designio del destino para que perecieran justamente el mismo día en el cual debían iniciar su promisora y feliz senda conyugal.

    Esa mañana ya con los cuerpos retirados al hospital custodiados por algunos policías, los Giordano sumamente apesadumbrados por la tragedia clausuraron la mansión ese domingo al mediodía para siempre.

    La empresa funeraria contratada por la familia fue Lázaro Costa que quedo a cargo del servicio fúnebre esta retiro prontamente los despojos y dado el estado de los cuerpos el velatorio de 24 horas se realizo a cajón cerrado sabemos que en ese acto ofició un pequeño responso de despedida el Padre Salesiano Marcus Aurelius Espíndola amigo de la familia y recién llegado del Vaticano- Roma, con la asistencia de todos los deudos, múltiples amigos y todos aquellos vecinos que lograron conocerlos de cerca, que con enorme pena y tremenda amargura se apersonaron para despedirlos a su último viaje. Tampoco se supo en que necrópolis fueron depositados los restos de ambos jóvenes, algunos estimaban que había sido en Cementerio de la Recoleta o en la de Chacarita pero a ciencia cierta no se sabía ya que los padres de los fallecidos guardaron un severo mutismo sobre ese tema.

    Meses después de la luctuosa desaparición de los novios, una noche de mes de julio los servidores de la casa salieron despavoridos de sus habitaciones con sus rostros desencajados por el terror. Decían haber visto figuras horribles que avanzaban y luego desaparecían traspasando las paredes de manera increíble. El espectro de un hombre que aparentemente había sido mutilado con rostro desfigurado, sin pies y sin un brazo. También se oían pasos, ruidos extraños y confusos manifestando que al encenderse las luces el silencio era total, pero al llegar la oscuridad volvían a presentarse las escenas antedichas aun con más intensidad. En otras oportunidades se podían oír gritos desgarradores y llantos de una mujer joven, y por momentos ver materializarse su espectro o ectoplasma espiritual que se arrastraba lentamente sin sus miembros inferiores por los pisos de la casona.

    Estas situaciones comenzaron a conocerse en el vecindario y los relatos de los curiosos episodios se desparramaron por la región como reguero de pólvora, todo iba en crescendo ya habían empezado a suceder con llamativa frecuencia, dentro de la temida edificación y también en sus alrededores. Algunos trasnochados haber sido involuntarios testigos de momentos y situaciones de zozobra mientras cruzaban el lugar y aseguraron ver en cierta noches sin luna, vaporosas formas humanas como espectros fantasmales de niebla blanca circulando por las vías, otros al cruzarse asustados con ellas sentían un vaho helado y maloliente al rozarlas y roncos murmullos indescifrables.

    Se sabe que la vidente y notable mentalista Madame A. Borgeu una inmigrante de origen Belga de Bruselas muy amiga y confidente del que fuera después dos veces presidente de la República Argentina (en 1916 y 1928) Hipólito Yrigoyen, esta seguidora de la disciplina y los principios de Allan Kardec intentó varios contactos en horarios nocturnos con esos espíritus vagabundos en el éter desconformes de su descarnación tan violenta e intempestiva, algunos con mucho suceso pero los familiares no hicieron trascender el contenido de las transcripciones mediúmnicas de esas sesiones espíritas. Así nació la leyenda de los fantasmas que habitaban en el ultramundo de la mansión y que a veces se paseaban por las vías cercanas, asustando a los vecinos. La leyenda un poco exagerada aseguraba que en el lugar había luces y bailes espectrales. Hacia los fines del mes de Agosto del año 1912, angustiado y asustado por estas apariciones su dueño puso en venta el castillo pero obviamente por su historia tan conocida nadie se intereso, por lo tanto no hubo ofertas importantes y no se logró realizar ninguna la operación, luego de ese intento de deshacer del malhadado edificio continuo clausurado y dejándolo abandonado por los Giordano a un incierto destino.

    Por Domingo Russomando conocemos la fecha exacta en la cual el matrimonio de Rafael Giordano y Vittoria d'Olivi partió hacia Europa, fue el 7 de octubre de 1913 cuando embarcaron en el Buque de bandera Alemana “Hamburg”para retornar a su Italia natal y para nunca más volver a América.

    Los amigos íntimos del matrimonio acompañaron a estos al puerto de Buenos Aires en varios coches y carruajes donde llevaron grandes baúles forrados de cuero y cajas de madera con las pertenencias que no querían dejar atrás.


    Elementos de inspiración para la de decoración de fachadas Ellos comentaron luego que el Comendatore Giordano no permitió que un mueble de madera finamente trabajado, lustrado y con manijones de bronce, casi con el tamaño de un ataúd doble pero con patas fuese colocada en la bodega del navío como carga, sino que fuese llevado a las amplias dependencias del camarote de 1ºClase Nº 24A de la cubierta superior, donde viajaría con su esposa y sus mucamas personales. Los camareros comentaron luego que sobre el mismo siempre se encontraba un candelabro de dos velas extrañamente encendido. Hoy se tiene la certeza que allí los cuerpos embalsamados de Lucía y Angel en total anonimato viajaron juntos hacia el puerto de Cádiz y de allí en tren a Roma y luego a Salerno, ya que se ha descubierto en archivos recuperados del 1837 al 1942 del “Istituto Italiano di Cimiteros”, que una tumba ricamente decorada con esculturas en una de las galerías del famoso “Cimitero monumentale di Staglieno” de la Ciudad de Génova pertenecería a la “famiglia Giordano”.

    En una de sus abovedadas galerías podemos apreciar la sepultura y en el bello basamento trabajado en ebúrneo mármol de Carrara del inquietante mausoleo, una “metopa” con bajos relieves donde se aprecia claramente la escena donde una pareja perpleja, asustada o petrificada de terror en el medio de una vía férrea va ser inminentemente arrollada por una humeante locomotora, también podemos ver gravadas en el oscuro y oxidado bronce de la placa las iniciales L.G y A.L.- Resquiescat in Pace - II-IV- MCMXI. (2)

    Todo el vecindario parquense, luego del conocido accidente desde 1911 al 1933, sobre las vías cercanas a la mansión de la calle Campana y Tinogasta, advirtió esporádicamente la presencia en la zona de apariciones horrendas y extrañas de origen desconocido. Cuenta la historia, que también la curiosidad y audacia de la gente se ponía de manifiesto, cuando en innumerables ocasiones se intentó con suerte nula, investigar y ver de cerca los inverosímiles hechos que ocurrían, dentro y en las cercanías del ya denominado “Castillo de los Fantasmas”.


    Elementos de inspiración para la de decoración de fachadas
    Muchos decían que alguna vez se logró escuchar ruidos extraños, voces, gritos desgarradores, sombras diabólicas que deambulaban por todo el edificio de manera misteriosa y raíz de las continuas dificultades de carácter psíquico, que padecían con alarmante frecuencia los vecinos este sector de Villa del Parque, por el conocido tema de las apariciones fantasmales, en el entorno del celebrado castillo de la calle Campana.

    Nuevamente, como en 1924, se volvió a reunir un grupo de vecinos para tratar de realizar exorcismos religiosos, con el fin de evitar, definitivamente, la reiteración de los hechos, por todos conocidos, que fueron causa de intranquilidad y desasosiego en la población parquense. Por sugerencia de la comisión formada a tal efecto, y por el aval aportado por el Pbro. Vicente Rigoni de la Parroquia “Santa Ana”, en el proyectado “Exorcismo” intervendrían, además de la religión católica, otras creencias que ha habían aceptado su participación en un plausible gesto de colaboración y buena voluntad. Fue así, que se acercaron a brindar su ayuda los seguidores de la religión mormona a través de su profeta Joseph Smith y su ángel particular “Moroni “que ellos invocaban en sus rezos. Pastores evangelistas, y hasta rabinos del judaísmo se sumaron a dicho encuentro.


    Elementos de inspiración para la de decoración de fachadas
    Todo se efectuó con la mayor discreción, sin mencionar fechas ni horarios. Cada creencia utilizó un día y hora determinada, para realizar sus actos. Solo se supo que tales acontecimientos se efectuaron durante el mes de agosto del año 1933. Investigaciones posteriores indican que el Pbro. Vicente Rigoni no tenía la venia papal para ejecutar exorcismos y más tarde castigado fue enviado como misionero a Gabón-África, el rabino hizo cuestión de cobrar honorarios y el evangelista se insinuó picarescamente con una catequista muy bella que asistía a ese encuentro, lo que resultó de todo ello en una verdadera farsa circense de mal gusto.

    Es indudable que con el paso de los años la historia va perdiendo poco a poco informaciones de valor, pero por todo lo recopilado hasta aquí y analizando todas las posibilidades presentadas, cotejando eventuales declaraciones de quienes estuvieron cerca de la terrible tragedia, debemos admitir que a pesar de que los cuerpos fueron enterrados en Italia, los espíritus de los desafortunados novios siguió rondando el lugar y su edificio por muchos años más ya que todos saben que los espíritus errantes no pueden cruzar grandes extensiones de agua.

    Los comentarios hoy es que el “Spa” que está en venta no prosperó a pesar de la gran inversión de capital en reformas, construcciones y modernos equipamientos en instalaciones como podemos ver actualmente, es que situaciones extrañas e incomprensibles continuaron a suceder en ciertos momentos, el personal no duraba mucho tiempo tal como sus clientes...

    Notas

    (1) Sobre este punto de los regalos de casamiento para la pareja de novios, es importante resaltar que todos los autores de reseñas se han explayado exclusivamente sobre los objetos con marcas muy famosas o costosas; en 1982 el Profesor Da Fonseca entrevistó a doña Benedicta Rodríguez con entonces 93 años pero con una memoria prodigiosa, esta abuela era la única persona viva que había conocido a los Giordano personalmente en 1911, ella conjuntamente con otros vecinos quinteros obsequiaron en conjunto a los novios el presente más humilde de todos, una balanza de cocina marca “Columbia Family Scale”de Landers, Frary & Clark de New Britain,Con-USA Modelo 1910 que luego de la amable e interesante coloquio fue vendida a Da Fonseca por la suma de 600 Pesetas y que hoy se encuentra en la “Casa Museo” del mismo en la ciudad gallega del Ferrol. Sabemos por ella que todos los regalos luego de la tragedia fueron devueltos a sus respectivos dueños por eso Benedicta guardó como un tesoro este interesante objeto.

    (2) Este cementerio proyectado básicamente por el Arquitecto Genovés Carlo Barabino fue inaugurado en 1850. Cabe destacar que el famoso ataúd de Lucia y Angel estuvo depositado provisoriamente en la cripta de los “D’Olivi – Formentti-Lleone” en el lote NºG707 del cementerio de la Ciudad de Benevento hasta la conclusión del mausoleo en Staglieno en 1915, que en su época era el lugar más aristocrático y famoso de Italia para homenajear a sus muertos. Reposan los restos de Lucia Giordano y Angel Lemos en compañía de famosos como: Constance Lloyd, la esposa de Oscar Wilde, de Ferruccio Parri, Fabrizio De André, Nino Bixio y Giuseppe Mazzini. En ese momento Rafael Giordano cumplía 49 años, su esposa Vittoria D’Olivi estaba internada en el Hospicio de Lancusi-Pentato totalmente alienada por la fatalidad y fallece por la tuberculosis dos años después que su esposo en 21 de mayo 1927 coincidiendo con el día que Charles Lindbergh llega a París realizando el primer vuelo transoceánico de la historia.

    (3) Sería imposible atravesar con cualquier vehículo el empinado y resbaladizo talud de las vías, por que se había creado un profundo zanjón producto de lluvias torrenciales en días anteriores y para cruzarlo habían los organizadores del ágape providenciado un pequeño puente peatonal de madera de carácter provisorio, este estaba finamente decorado con guirnaldas de flores blancas, rosas y tules desde donde la pareja efectuó el saludo de agradecimiento final para todos los concurrentes de la fiesta antes de partir para su “Luna de Miel” en el navío “Reina Victoria Eugenia” rumbo a la Ciudad Oriental de Montevideo.




    Histórica Leyenda urbana recopilada y rescatada de diversos archivos bibliográficos por el estudioso gallego Dr. Manuel Vasco da Fonseca en su libro “Crónicas Absurdas de Buenos Aires” Cap. III, págs. 249 - 256 – Ed. Saritnem - Vigo-España 2º Edición - 1987.
    Última edición por mojo1975; 01-12-2009 a las 12:44

  3. #53
    Member Meritorio Avatar de Maga Violeta
    Fecha de ingreso
    Jan 2010
    Ubicación
    Capital Federal
    Mensajes
    52

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Buenas!! Finalmente hubo investigación sobre el castillo?? Hay resultados de la misma?
    Les cuento que soy de Villa del Parque y que estuve adentro del castillo, en el spa (muy top lo mio!) el año pasado
    Yo no sentí nada particular... pero tampoco soy una entendida en estos temas...
    Si, obviamente, le pregunté a las chicas que trabajan ahi si alguna vez les había pasado algo o habían sentido algo raro. Me dijeron que no. Que algunas tenían miedo de ir a la parte de atras solas, pero por miedo, no porque hayan escuchado o sentido algo raro.
    Lo que si paso (y posiblemente nada tenga que ver... pero me volvió a la mente por algo que escribieron más adelante).
    En octubre del año pasado (no me puedo acordar si fue el 24/10... pero seguro era fines de octubre). Un chico se corto el cuello casi enfrente del castillo.
    Lo hizo en la vereda, venía caminando y comenzó a cortarse el cuello y murió en la vereda (justo enfrente del centro de análisis clínicos que está en la misma cuadra del castillo).
    Repito, posiblemente no tenga nada que ver... pero leyendo me acordé de ese momento y de que era octubre!
    Saludos!

  4. #54
    Member Meritorio Avatar de Maga Violeta
    Fecha de ingreso
    Jan 2010
    Ubicación
    Capital Federal
    Mensajes
    52

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Rectifico... no fue en octubre... fue en septiembre y se ve que el caballero primero intentó tirarse a las vias del tren:

    http://www.villadelparqueinfo.com/vi...que.php?id=413

    Saludos!

  5. #55
    maurocker
    Guest

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    hola!! soy de villa del parque y he escuchado desde que vivo en el barrio muchas historias de este lugar. lo curioso es el estilo arquitectonico que tiene.. pero lo que si es muy vistoso desde lejos.
    pase el otro dia y se vendian departamentos.
    saludos

  6. #56
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    Jul 2010
    Ubicación
    Capital federal
    Mensajes
    13

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Hola: esta historia me la conto una amiga de villa del parque, alla por fines de los ochenta, se decia que todos los que alguna vez vivian en el catillo de alguna forma tenian accidentes ferriviarios....
    La verdad es que vivo cerca de villa del parque y se que los negocios no duran mucho ahi, lo ultimo que supe fue de un boliche que cerro.
    Si no me equivoco, alli se filmo la pelicula mingo y anibal contra los fantasmas
    No se si el mito es verdad, solo se que aun hoy esta latente entre los vecinos de villa del parque y alrededores....

  7. #57
    Ytsejamfish
    Guest

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Que copado este tema!!!!!!!! No conocía nada de este castillo. Yo vivo cerca de Villa del Parque, y ahora me dieron ganas de ir a dar una vuelta (de día, jeje).
    Excelente toda la información y las historias. =)

    Saludos!

  8. #58
    BENDER
    Guest

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Hola

    Disculpen soy nuevo, como puedo crear un tema para el foro?

  9. #59
    Lider de Moderadores Special Agent Avatar de Demadestro
    Fecha de ingreso
    Dec 2008
    Ubicación
    Ciudad de Guatemala
    Mensajes
    1,140

    Predeterminado Re: El Palacio De Los Bichos - Villa Del Parque

    Hola Bender:

    Te recomiendo que leas el Manual de Utilización del Foro ( Leerlo aquí ) que elaboró LKT, es muy completo (e ilustrado). Asegurate de escoger la categoría correcta para tu tema y esperamos tu aportación!!!



    Niño del Maíz, Mago del Aire, Espectro fastidioso, Inquisidor de Quemado Rápido, Hermano de Jueves y ¡ tío de Buster !


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •