Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 29
  1. #11
    Senior Member Special Agent Avatar de heroes88
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    a la vuelta de mi casa
    Mensajes
    1,273

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    jajaja aca tengo un par que le va a gustar reloaded...

    Beleth: Antes perteneciente al Orden de los Poderes, este poderoso demonio, es un gran y terrible rey de los infiernos, cabalgando un caballo palido, y cuando cabalga, se escuchan los sonidos de melancolicas trompetas. Se le debe de recibir cortesmente y con homenaje, o su furia se hara sentir. Comanda 85 legiones y es un temido guerrero.

    Beqa: El nombre original de Satanás, antes de pecar contra Dios y ser vencido por Miguel. Su nombre pasó a ser Kasbeel y luego Satanail, de donde procede Satanás, su versión mas corta y significa “Adversario”

    Berith: Demonio que según ciertos alquimistas, era capaz de cambiar todos los metales en oro.
    Aparece cabalgando un caballo rojo y vistiendo un uniforme de soldado con una corona dorada. Su voz es persuasiva pero es un mentiroso altamente notorio
    Berith invocado, cumple el trabajo de cualquier ser humano por veinte años...pero despues de esos veinte años, regresa a su invocador para cobrarle su recompensa.

    Botis: Un gran presidente del infierno, que se aparece en la forma de una horrible serpiente. Su forma humana es con enormes dientes y cuernos.
    Está al servicio de Agaliarept.

    Buer: Demonio secundario que manda 50 legiones. Cabeza de león , cinco patas de machocabrío en estrella (avanza girando sobre si mismo), experto en medicina, otorga felicidad domestica y salud al enfermo.
    Está al servicio de Agaliarept.

    Bune: Es un dragón de tres cabezas, Gran Duque de los infiernos, comandante de 30 legiones. Habla solo por signo y suele tomar forma de un hombre ordinario enriquece a todos aquellos que le sirven..
    Los demonios bajo su autoridad, son llamado Bunis, su número es inmenso y poseen un enorme poder.

    Busasejal: Uno de los doscientos ángeles caídos

    Cambion: De acuerdo a Bodin y De Lancre, estos pequeños demonios, son el preludio a los Sucubos e Incubos.
    Se dice que estos demonios, son mas y amables y considerados con los seres humanos, que los de otras especies.
    No muestran signos de vida, hasta que cumplen 7 años de edad, y escogen a un ser humano, para entrenarlo y hacerlo su sirviente...aunque a veces, puede resultar lo contrario.

    Cameron: Según autoridades cabalísticas, lo describen como una entidad infernal, bajo el mando de Astaroth o Beelzebuth.

    Carrnivean: Demonio, antiguo principe de la Orden de los Poderes.

    Catabolignes: Demonios que asesinan humanos, capaces de destruir a los hombres y hacer lo que quieran con ellos.

    Caym: Gran Amo del infierno, aparece como un hombre elegante con alas de Mirlo. Comanda 30 legiones, y es uno de los más sabios en el infierno. A travez de sus argumentos, logra la desesperación de quienes le escuchan.

    Chamos: Un ángel caído.

    Charun: El demonio etrusco de la muerte, que atormenta el alma de los muertos en el más alla.

    Chobabiel: Uno de los ángeles caídos.

    Cimeries: Poderoso Marques que aparece como un valiente soldado montando un caballo negro. Puede hacer que un hombre parezca un soldado de su propia clase (demonio). Es el gobernante de los espítirus errantes en Africa, puede encontrar tesoros y cosas ocultas, enseña vocabulario, logica y retórica.

    Crocell: Un ángel caído, ahora un duque de las regiones infernales donde manda 48 legiones infernales.
    Pertenecía al Coro de los Poderes.

    Dagon: Un Dios entre los fenicios, pero según Milton, un ángel caído.

    Dabriel: Otra ángel caído.

    Daeva: Tambien descrita como Deva, esta era una entidad malefica entre los persas, pero benéfica en el Hinduismo y la Teosofía.

    Dalhan: Demonio que se oculta en los desiertos y devora viajeros.

    Dalkiel: Uno de los principes infernales, regente de Sheol, asistente de Duma, el ángel de la “quietud de la muerte “.

    Eisheth Zenunim: Una de las mujeres de Samael y madre de la bestia Chiva. Eisheth Senunim, se conoce como la ramera en la Cábbala y madre de la prostitución.

    Eligor: Gran duque, representado como un buen caballero, que porta una lanza.Descubre cosas ocultas, causa la guerra, arma los ejercitos, provoca el amor mal sano y la perdición en la lujuria.

    Empusa: Demonio del mediodía que aparece sobre todo en el mes de agosto y rompe los huesos de todo aquel que se niegue e venerarle. En sentido amplio, espectro vampiro.

    Despues lo voy a extender mas muchachos/as
    saludos
    Esta noche es LARGA...

    FUNDADOR DE LA MANDARINA MECANICA

    La gente necesita ``heroes´´ (faby dixit)

  2. #12
    Banned Applying to Agent Avatar de cemu
    Fecha de ingreso
    Mar 2008
    Ubicación
    Màs allà de todo, màs acà de nada. Nos volvemos a encontrar!!!
    Mensajes
    775

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Gracias Amore:

    Pero te cuento que te siguen faltando un montón, jajajaja...

    Muy buen aporte baby, me re gustó, aunque difiero en algunas deficiones, pero por lo demás y a modo ilustrativo lo vale y mucho.

    Un beso enorme
    Tu mami..

  3. #13
    Senior Member Super Agent Avatar de lucianna
    Fecha de ingreso
    Jul 2008
    Ubicación
    donde amanece
    Mensajes
    2,189

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    gracias melli por ampliarlo... no quiero ni pensar en como seran los que faltan. deben ser muchisimos jajaja
    besos!!

  4. #14
    Senior Member Super Agent Avatar de white_wizard
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    Argentina, Buenos Aires, Almagro
    Mensajes
    3,392

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Bueno.. no se preocupen.. los que faltan se los presentamos asi eta la reunión completa ji ji ji (chiste.. no se asusten) jejejej...Abrazos

  5. #15
    Senior Member Investigador Novato Avatar de Andyman
    Fecha de ingreso
    Jun 2008
    Mensajes
    377

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Hay un demonio que me interesa mucho, del que no tengo muchos datos así que les pregunto por estos medios. Se llama Lilith. Qué pueden decirme de ella?

  6. #16
    Senior Member Special Agent Avatar de heroes88
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    a la vuelta de mi casa
    Mensajes
    1,273

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    jajaja che de ultima les voy a preguntar el nombre a todos en el astral y digon que se agreguen solos por internet! por que son demaciados...para mi gusto jajaja
    Saludos

    PDespues sigo la lista
    Esta noche es LARGA...

    FUNDADOR DE LA MANDARINA MECANICA

    La gente necesita ``heroes´´ (faby dixit)

  7. #17
    Senior Member Super Agent Avatar de demente
    Fecha de ingreso
    Jul 2008
    Ubicación
    En las nubes.
    Mensajes
    2,098

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Gracias héroes por la información tarde un rato pero leí todos, pero es verdad faltan algunos, pero el post me encanto. Te felicito.
    A veces creo que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo, que corre hacia la nada desde millones de años, nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos hacemos sufrir, gritamos, morimos, mueren, y otros están naciendo para volver a empezar la comedia inútil. Seria eso, verdaderamente, ¿toda nuestra vida sería una serie de gritos anónimos en un desierto de astros indiferentes?”... Ernesto Sabato

  8. #18
    Senior Member Super Agent Avatar de white_wizard
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    Argentina, Buenos Aires, Almagro
    Mensajes
    3,392

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Te paso info que encontre Andy...

    Lilith, la sombra de Eva




    Lilith, aquella que surgió al mismo tiempo que Adán de las manos del Creador es, según el mito, una criatura espontánea y libre, de fascinante belleza, que posteriormente se convirtió en un ente maléfico, en un ser de la oscuridad pero que, en todo caso, guarda en sí, como símbolo, un sentido que la emparenta con la Gran Madre de las civilizaciones antiguas, sobre todo en su aspecto tenebroso.



    LOS SÍMBOLOS Y EL LENGUAJE SIMBÓLICO
    Se ha dicho que el lenguaje simbólico es el verdadero lenguaje de la Humanidad, característico del mundo interior humano. Lengua olvidada, sin embargo, que emerge en nuestro ámbito onírico, en nuestra imaginación, nuestra fantasía y también a través de la creación artística, cuando podemos dejar a un lado la mente que analiza, divide y parcela; nos habla, igualmente, desde los mitos y los cuentos y leyendas.
    Una particularidad del lenguaje simbólico es la condensación de elementos. Así, un símbolo recoge, contiene, sintetiza, integra y alude a varias abstracciones, ideas o conceptos, a menudo estados de ánimo y muchas veces actos; y se conecta con los mismos y puede enlazar con otros símbolos mediante relaciones de semejanza, contigüidad, analogía, etc…

    El símbolo es polivalente y polisemántico, esto es, admite diferentes valoraciones y diversas lecturas, poseyendo varios niveles, significados y sentidos de interpretación diferentes. Con tales premisas nos enfrentamos a Lilith y a nuestros primeros padres.

    No sabemos casi nada de Lilith. Salvo una brevísima mención en el libro de Isaías, La Biblia cristiana no dice nada más sobre la mítica primera dama de la historia de la Humanidad y a la que, por tanto, le cupo el honor de ser también la primera pareja de Adán, antes que Eva se oficializara para la posteridad recogiendo para sí tal papel. No existen apenas datos originales de esta figura que ha llegado hasta nosotros procedente, sobre todo, de la vieja tradición talmúdica; aunque no es exclusivamente oriunda de tal contexto, ya que, comparaciones, equivalencias y similitudes aparte, nos encontramos claramente identificada a nuestra protagonista en la vieja simbología súmera y babilónica integrando, incluso, ciertas versiones del ciclo de Gilgamesh. Con lo cual, nuestra dama goza de una antigüedad considerable.
    Parece que, siguiendo con su propio mito, que nos la muestra como una guapa fémina muy enigmática y bastante siniestra, fatídica y perversa, indómita e impetuosa, celosa de su independencia, rotundamente atrayente, de ardientes deseos y de contundente seguridad en sí misma, que se rebela contra el rol asignado para las de su sexo, capaz de plantarle cara al mismísimo Creador si es preciso (como así hace) y de marcharse incluso del Paraíso para refugiarse finalmente en los abismos más profundos y sentar allí sus reales, también se ha ocultado para nosotros en el fondo de los siglos portando con ella su secreto.
    Mas no por ello ha dejado de ser popular, pues a Lilith se han referido, entre otros interesados, feministas de pro entre las que algunas no han dudado en declararla su heroína favorita, sagaces psicoanalistas tal vez fascinados por su catálogo de cualidades y, cómo no, todo tipo de estudiosos de la Mitología y de la Simbología.
    ¿Será tan seductora Lilith como para merecer tanto esfuerzo?
    Vamos a emprender nuestra tarea a través del estudio del simbolismo de nuestra elegida, apoyándonos en la lectura del contenido del símbolo de Lilith, así como el de Eva y Adán, tal como nos lo muestran el capítulo III del Génesis al describir la creación humana y el posterior pecado que ocasionó el despido definitivo del Edén decretado por Yavhé-Dios para la primera pareja y para sus numerosísimos descendientes. Un estudio simbólico que considerará como una unidad el mito cristiano de la Creación del hombre y que abarcará aspectos antropológicos, psicológicos y sociales. Para ello, conviene precisar algunos puntos sobre el lenguaje simbólico antes de introducirnos en nuestro tema:

    Presentando a nuestra protagonista
    * Lilith pertenece a la tradición judaica aunque, según algunos, haya sido "tomada prestada" de la mesopotámica, dentro de la cual es posible hallarla morando entre las ramas de un árbol que la mismísima Inanna plantó en un jardín sagrado de la ciudad de Uruk después de haberlo rescatado de las aguas del Éufrates, para hacerse de él un trono y un lecho, una vez crecido.

    * El nombre de Lilith deriva del hebreo Lil, que significa noche, por lo que Lilith vendría a significar la nocturna, término que nos transmite la idea de oscuridad, de ausencia de luz, y que se relaciona con sus características personales y su ámbito de acción: la otra faz del día y los hechos que en tal momento acontecen. Una de sus representaciones y uno de sus animales asociados, la lechuza, refuerza esta consideración al tratarse de un ser que se desenvuelve en las tinieblas.

    * Se han hecho muchas traducciones, equivalencias y comparaciones del término "Lilith", y ninguna de ellas demasiado agradable, pues se la conoce como Ave de noche (ahora sin especificar), ser monstruoso, ente espectral, fantasma nocturno, diablesa, etc.; se la ha llegado a emparentar con las tentadoras, sensuales y libidinosas súcubos, tan famosas en el Medioevo, erigiéndose nada menos que en Reina de las mismas.

    * Lilith ha sido vinculada también con unos seres parecidos a los demonios del mediodía griegos (esta vez diurnos), ninfas de los campos de tersos cuerpos etéreos relucientes de sol; criaturas indomables, inocentes, ardientes y salvajes, que fascinan y enloquecen a los campesinos enamorándolos sin remisión. Algunas tradiciones cuentan, a este respecto, que entre el cabello de Lilith se encuentran, enredados, los corazones de los jóvenes que sucumbieron a su hechizo

    * Se ha comparado a Lilith con las terribles lamias de la tradición grecorromana (recordemos a la reina Lamia que por su crueldad fue transformada en fiera y que devoró luego a sus hijos) y con las lamias de las creencias medievales, tanto seres de rostro de mujer y cuerpo de dragón como maléficas féminas que se alimentan de niños, que conviven con dragones acumuladores de tesoros en cuevas, y que tienen como distintivo un peine de oro, estando muchas veces provistas de unas patas (en lugar de pies) que terminan en pezuña hendida; guardan cierto parecido con algunas representaciones de las regentes y protectoras de fuentes y manantiales gallegas y cántabras, herederas de la tradición celta, y con algunos personajes femeninos de cuentos y leyendas que, a veces, aparecen con uno de sus pies correspondiendo al de un macho cabrío o al de una oca, siempre aludiendo a la presencia de un componente animal todavía activo, algo arcaico aún no del todo eliminado de ellas.

    * Se le ha encontrado cierta semejanza a Lilith con las Xanas (Janas: Dianas) astures y las lamias del folklore vasco, aquellos seres similares a las hadas, a las ninfas y a criaturas de la Naturaleza semejantes, servidoras y a veces representantes de la propia Diosa Mari (la Gran Madre y también la Madre Tierra), que castigan y premian a los humanos (uno de sus regalos favoritos es la posibilidad de transmutar el carbón o paja de sus favorecidos en oro); que habitan en montañas, cavernas, cuevas y oquedades diversas, así como en manantiales y fuentes; y que a menudo aparecen hilando o alisando su largo cabello con unos peines de oro que semejan la media luna, o recorren los cielos, aureolada su cabeza con el blanco resplandor de la luna llena, o bien cruzan el firmamento portando una hoz de oro mientras arrastran consigo las tempestades y se envuelven en unas lenguas de fuego que desdibujan y afilan sus miembros inferiores.

    * Además, se ha equiparado a Lilith con seres semejantes a las ondinas o a las nereidas, imaginándosela entonces con la parte inferior de su cuerpo correspondiendo a un animal acuático, tanto un pez como una serpiente marina.

    * Se la ha asociado, aun, con serpentinas figuras infernales de torso humano similares a la Equidna griega o a otras habitantes del mundo inferior (la mansión de los muertos, el inframundo y también el inconsciente) como Hécate, por ejemplo, provocadoras de pesadillas, portadoras de terrores nocturnos, generadoras de espanto y relacionadas con los vínculos que se ansían pero que aprisionan, con la fuente del deseo, con la fuerza de las pulsiones, con la intensidad de los motivos humanos íntimos que instan a su satisfacción y que pueden llegar a ser destructivos. (Resaltemos aquí el hecho de que, entre su mucha descendencia monstruosa, como el Can Cerbero, guardián del Hades, Equidna fue la madre del buitre que ha de devorar por toda la eternidad las entrañas de Prometeo encadenado al Cáucaso).

    * Hay que señalar que Lilith en algunos aspectos está vinculada con todas las Diosas Madres que conllevan un matiz de oscuridad, que reinan sobre los elementos (riquezas includas) del mundo subterráneo y que se relacionan con el aspecto vida y muerte de las cosas. Son cuna y sepulcro, principio y fin.

    * Por último, no olvidemos que Lilith es representada popularmente como una seductora mujer, sin más vestido que su propia piel, provista de abundante pelo rizado (rojo por más señas) que se extiende como un manto a su alrededor; y que tiene por costumbre sentarse sobre la concavidad de la media luna.
    Se trata de la luna oscura, que aparece visible al tercer día de la luna nueva en el horizonte oeste, mostrando una breve franja de luz arqueada, permitiéndonos contemplar las sombras que envuelven al resto de la esfera.

    Lilith en la tradición hebrea
    * El Talmud describe a Lilith como una bella y encantadora fémina de opulenta figura y espectacular cabellera ondulada y la cree madre de gigantes y monstruos. Algunas versiones de este texto nos la emparentan con un animal de pelo muy abundante perteneciente a una antigua especie no precisada, ya extinta y problablemente desconocida en la actualidad.

    * En la demonología cabalística se la designa como uno de los siete demonios tradicionales, en concreto el adversario del genio de Venus, siendo ambos regentes del viernes. En tal versión, Lilith tiene faz humana, lleva el busto desnudo y su cuerpo termina en una larga cola de serpiente.

    * También en la Cábala se la llama la reflexión femenina de Samael o Samael-Lilith. Satanás es el adversario por excelencia y una de las versiones de Samael, y Lilith asumiría características de "doble opuesto" y "doble contrario". Desde aquí se la entiende de nuevo como un ente maligno semianimal o medio humano.

    * En el Zohar se la conoce como Hayo Bischat: "la Bestia", y también la "Mala Bestia", y se afirma que de ella descienden nuestros actuales monos. * Finalmente, no podemos olvidar las tradiciones de corte astrológico que relacionan a Lilith con la "luna negra". En este contexto, estaría representada gráficamente por un punto concreto del cielo situado en la parte más alejada de la órbita lunar respecto a la tierra. A nivel psicológico, se supone que operaría sobre los impulsos inconscientes reprimidos que, individualmente, se expresarían según el sector zodiacal (signo y casa particular) activados por su presencia y conforme a los aspectos que presente con otros elementos astrológicos.
    > sí pues, tenemos que Lilith se nos aparece como seductora mujer, bello animal, ambiguo ser a medio camino entre el humano y la bestia, ente monstruoso, diablesa, fascinante demonio hembra y espectral habitante de las sombras, generadora de seres aberrantes. Pero siempre se muestra impulsada por la pasión y rodeada por un magnético halo de misterio, de transgresión, de oposición, malignidad, peligro, desacato, rebeldía, tentación y deseo.
    Y por el contrario, también de frescura, espontaneidad, independencia, libertad y tal vez autenticidad; pues todo simbolismo es ambivalente y polivalente, como ya se ha señalado, cosa que los pocos elementos concretos y muy modificados de su mito a los que podemos acceder nos confirman.
    Mas no por dejar de pertenecer al plano físico se privó Lilith de las delicias de la fecundidad, ya que según nos muestra la tradición engendró seres en tales correrías nocturnas. Y lo hizo, para más precisión, durante los 138 años que -dice la Cábala- tardó Adán en engendrar a Seth después de que hubieran nacido Caín y Abel, cifra que nos da una idea de la longevidad (mítica) de nuestro antepasado y de la espaciada capacidad generativa de ambos progenitores.
    o es extraño que en vista de los anteriores avatares Lilith no sea nada grata en la tradición hebrea. Está feo, desde este contexto, tener la osadía de querer asemejarse al varón reclamando paridad con el mismo, discutir el rol a tomar respecto a éste, desobedecer las órdenes del Hacedor con tanto atrevimiento, abandonar el Paraíso… Pero lo más terrible de todo es el hecho de invocar el Nombre de Dios, innombrable en toda la tradición judía, por considerar que el Nombre verdadero de cualquier ser contiene las características de lo nombrado, y por lo tanto es posible conocer su esencia y adquirir poder sobre ello. Pronunciar el nombre de Dios se convierte, pues, en una osadía suprema, un acto de soberbia mucho mayor que el de hacer directamente oídos sordos ante sus mandatos; algo, en fin, demasiado grave.
    Un primer análisis del mito nos muestra que Lilith ha abierto las puertas de lo prohibido. Lilith ha roto con lo estipulado por el Creador para la raza humana. Ha quebrantado lo establecido, se ha querellado contra el orden natural de las cosas, ha abandonado el lugar propio de la Humanidad, ha transgredido los límites impuestos a los seres humanos (algo que también hará Eva en su momento) y por ello se ha colocado fuera del mundo de los hombres y se ha convertido a sí misma en apátrida, en exilada, en extraña…
    Es por su actitud frente a las normas por lo que se considera a Lilith enemiga del matrimonio, adversaria de los nacimientos, contraria a los hijos, instigadora del deseo proscrito y fomentadora del desacato, en general, frente a las reglas sociales establecidas. Por todo ello, en definitiva, en el contexto judaico se la tiene por un ser nefasto y un ente maligno en general; de ahí su asociación con lo diabólico y su vinculación con la tentación y la transgresión, a evitar, por supuesto, si se pretende mantener un orden sociocultural determinado.
    Vemos entonces varios aspectos a considerar en el análisis del mito de Lilith.

    a).- Antropológico
    Su situación de primera mujer antes del nacimiento de Eva la presenta como un ser previo a la adquisición de la conciencia humana, como un representante de una "humanidad previa"; por decirlo así, un grupo de seres anteriores a la humanidad que todos conocemos y de la cual todos participamos en la actualidad.

    b).- Religioso
    Ciertas particularidades de las personificaciones de Lilith podrían emparentarla con características, atributos y potencias relacionadas con la Magna Dea, la Diosa en su aspecto oscuro en la plena acepción del término, como por ejemplo su capacidad generativa, su relación con la sabiduría profunda, su vinculación con la vida y la muerte, su asociación con lo abisal, etc.

    c).- Psicológico
    Lilith contiene en sí elementos suficientes que, sin hacer una valoración moral, sí nos permiten en cambio pensar en un patrón típico de lo femenino caracterizado por rasgos como la independencia, la autonomía, la autopertenencia, la confianza en el propio criterio, el sentido crítico, la vinculación con el propio ser y el propio deseo que desde nuestra mentalidad la hacen conceptualizar como individuo libre. El mismo hecho de su "ocultamiento" en las profundidades nos mostraría que el factor Lilith puede estar en determinadas mujeres reprimido, oculto en su propio interior, mas permanece latente y actúa desde las propias profundidades.

    d).- Social
    Lilith nos remonta a la tan mitificada, por otra parte, etapa matriarcal de la Humanidad, cuyos restos casi podemos exhumar si hacemos arqueología cultural y, aún ahora, contemplamos implícitos en algunos textos de la Literatura clásica y en el simbolismo de las Diosas lunares.
    El simbolismo de Lilith, por tanto, apuntaría a un momento previo al actual orden social patricéntrico que ha prefijado determinadas pautas de relación entre hombres y mujeres. Y por "actual" entendemos vigente, en el sentido de que corresponde a unos códigos todavía en uso en los patrones culturales judeo-cristianos y en las sociedades a ellos adscritas; códigos que se remontan a los orígenes mismos de esta tradición. No hay más que ver cómo ha "desaparecido" Lilith, cómo aparece Eva en el Génesis, la interpretación y la divulgación tan particular que durante siglos se ha hecho de los actos de nuestra primera madre como portadora del mal y fuente del pecado para la Humanidad, además de las consecuencias sociales e individuales provocadas con tales transmisiones.



    Paloma de Miguel. Psicólogo

  9. #19
    Senior Member Super Agent Avatar de white_wizard
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    Argentina, Buenos Aires, Almagro
    Mensajes
    3,392

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    LILITH

    SU HISTORIA

    La mitología de Lilith es fascinante. Desde hace algunos años el feminismo ha venido a enseñarnos que las mujeres podemos ser otra cosa que madres, monjas, putas o hermanas.

    Obras como las de Jean Shinoda Bolen "Las Diosas en cada Mujer", nos han ofrecido otros arquetipos con los cuales identificarnos: Atenea, Persepoles, Afrodita, Demeter....

    Ello ha coincidido con una mayor independencia económica de la mujer y con una mayor aceptación por parte de la sociedad de la mujer en los roles no-tradicionales (Médico o abogado , por ejemplo).

    LILITH es un demonio, al menos así lo considera la Religión Hebrea que le atribuye el robo de niños de corta edad a los que se lleva de su cuna por la noche.

    (Hoy nos podemos reír de esta mitología, pero recordemos que no hace mucho tiempo, la mortandad infantil era elevadísima, incluso entre los hijos de los reyes)

    Sin embargo, Lilith no nació demonio. Fue la primera esposa de Adán, creada por Yahavé a la vez que éste y como su igual. Pero ante la pretensión de Adán, apoyada por Yahvé, de que ella debía someterse a la voluntad de su marido; ella le respondió con un moderno "ahí te las den todas" y se marcho del Paraíso dando un portazo. Con ello, evidentemente, no le quedaba mas remedio que unirse a las huestes del Enemigo de Yahvé, Lucifer.

    Lilith, tiene apetitos sexuales, es una mujer que se va a la cama con quien le place y a quien nadie posee. El goce de la sexualidad, sin animo de procreado, otra de las de las prohibiciones habituales en contra de las mujeres en casi todas las culturas. Lilith no es tierna, no es dependiente, no busca el amor sino sexo.

    Por ello puede enloquecer a los hombres como una "femme-fatale".

    Lilith es el espíritu del viento, representa a una doncella alada de gran belleza, cuya función era conducir a los hombres al templo de Ishtar para celebrarlos ritos sexuales con las sacerdotisa vírgenes.

    En su origen, por lo tanto, Lilith es, literalmente, un espíritu libre, "la mano de Ishtar",dedicada a los sagrados placeres del amor sexual.

    La llegada del patriarcado puso fin a los ritos sexuales celebrado en el templo de la Diosa, eliminando así la fuente principal del poder femenino, al considerarlo como, algo digno de ser temido por su influencia sobre los hombres, y que por lo tanto debía mantenerse bajo control.

    De ese modo, la sexualidad femenina se convirtió en algo diabólico. Lilith, de un espíritu del viento pasó a ser un demonio alado. Sus alas son uno de sus atributos. Gracias a ellas Lilith jamás puede ser atrapada.

    Personifica ese aspecto de lo Femenino profundo que no puede ser sometido por nada ni por nadie, porque es libre, Y esto es algo que queda reflejado en todos los mitos en los que aparece.

    Lilith siempre se escapa, huye volando.

    Cuentan que Innana mando a llamar a Gilgamesh porque su sauce sagrado no daba ramas ni hojas, pues en sus raíces había anidado la serpiente que no podía ser encantada; en su tronco Lilith había creado su hogar y en su copa el pájaro Anzu se había instalado con su polluelo. Entonces Gilgamesh mato a la serpiente y talo el árbol, de modo que Anzu huyó con su polluelo a las montañas y Lilith destruyo su casa y voló a las tierras salvajes y deshabitadas. Igual que, según las escrituras hebreas, también se fue volando del Eden porque ya no soportaba a Adán, ya que no estaba de acuerdo con sus pretensiones de dominio hacia ella.

    Lilith se revela contra la imposición patriarcal- no contra el hombre-porque ella sabe que la evolución sólo es posible gracias al juego equilibrado de ambas polaridades, femenina y masculina. Y mientras Lilith no sea aceptada como la otra mitad que hace posible el acceso al todo, seguirá en el exilio, ya sea en las tierras inhabitadas donde huyó Gilgamesh, ya sea en el mar Rojo donde huyó de Adán.

    El mito del sauce de Innana, en cuya base anida la serpiente, en cuyo tronco Lilith tiene su hogar y en cuya copa el pájaro Anzu vive con su polluelo.

    Lilith está, desde el comienzo, relacionada directamente con los ritos de sexualidad. Estos ritos no eran necesariamente ritos de fecundación, sino tántricos, encaminados hacia un objetivo que es la iluminación. Ella ejerce el papel de mediadora entre la serpiente que no puede ser encantada y el fiero pájaro Anzu. Es decir, ella es quien comunica a los dos extremos del árbol, que simboliza nuestra columna vertebral así como la del sistema Tierra-Luna. Ella conoce los ritos y nos puede guiar en nuestra evolución transformando nuestra energía sexual en consciencia plena.

    Es comprensible que Lilith haya sido transformada en demonio, apareada con demonios y madre de demonios, y todo ello estando en el exilio, bien lejos, porque a fin de cuentas ella encarna lo que más puede temerse del viejo orden, y por lo tanto la sombra del orden nuevo.

    Lilith es lo que jamás podrá ser dominado, ni eliminado, ni manipulado, porque ella esta por encima de todo, permanece fiel a su propia verdad.

    Y en virtud de esa lealtad siempre elige aquello que esta en armonía con su naturaleza, no permite que los de mas elijan por ella, no hace concesiones.

    Nadie la expulso del Paraíso, y nadie le negó tampoco la entrada, por tanto Lilith sigue siendo libre de volver y puede , por la misma razón, indicarnos el camino de regreso al hogar.

    De hecho también se ha dicho que Lilith se presento en el Edén como la serpiente enroscada en el árbol del Bien y del Mal, lo cual sugiere que entraba y salía libremente del Paraíso. Y bajo la forma de serpiente, sugiriendo una vez mas su vínculo con Kundalini.

    La serpiente, los demonios, los Luciferes, que son los portadores de la luz que se alojan en nuestra columna vertebral, el extremo de su cola apoyado en nuestros genitales, su cabeza en nuestro cerebro. Lilith es también portadora de luz, y habita en el centro del árbol. Solo ella puede establecer el contacto entre la serpiente y el pájaro.

    Tenemos por lo tanto un espíritu del viento, una divinidad alada que es libre. Tenemos también un demonio que nos tienta a indagar más allá de nuestros límites inmediatos,. Tenemos una serpiente que nos entrega la llave del conocimiento. Tenemos además una entidad que nos insta a ser fieles a nosotros mismos, a renunciar a aquello que nos permite ser quienes verdaderamente somos.

    Seamos conscientes de ello o no, nos estamos paseando constantemente en un mundo de luces y sombras, al hilo de la frontera que nos separa de, o nos une, a, nosotros mismos.

    Lilith promete algo tan simple como la unión a través de la fidelidad a uno mismo lo cual, en definitiva, es integridad o unidad. La división dentro del uno es el resultado de aquella división entre la mujer y el hombre, lo Masculino y lo Femenino. Y esa división es el enfrentamiento, la lucha, la insatisfacción, la separación, la soledad y el miedo

    TODO ESO ES LILITH

  10. #20
    Senior Member Super Agent Avatar de white_wizard
    Fecha de ingreso
    Feb 2008
    Ubicación
    Argentina, Buenos Aires, Almagro
    Mensajes
    3,392

    Predeterminado Re: diccionario de demonios

    Lilith.De Diosa a Demonio 1
    Génesis 1:27 dice: “Y Elohim creó a Adán a su imagen y semejanza, a imagen de Dios él los creó, varón y hembra”.Génesis 1:18 y 22 dice: “Y Yahvé dijo: ‘No es bueno que el hombre esté sólo. Hagámosle ayuda y compañía semejante a él’…’Y de la costilla aquella que había sacado de Adán formó Yahvé una mujer; la cual puso delante de Adán’.

    Elohim es una palabra curiosa, formada por dos partes, Eloah que significa Diosa y un sufijo plural masculino. El Dios-Diosa de la primera parte del génesis crea a Adán a su imagen y semejanza, es decir como un andrógino, por tanto la interpretación cabalística señala que se trata del Adam Kadmon. El ser que prefigura a la humanidad entera como su prototipo ideal y que dará pauta en el siguiente nivel de la creación;- en donde las polaridades ya están presentes- al hombre y a la mujer.
    Sin embargo otra línea de pensamiento alimentada por la mitología popular nos dice que en realidad se crearon dos mujeres. La primera, la que nació al unísono con Adán era Lilith , aunque para darnos una idea correcta del personaje y su desarrollo histórico es necesario rastrear sus orígenes Sumerios.
    En la antigua mitología sumeria los dioses emergieron de un mar infinito y abismal que representaba el caos primigenio. Lilith era la parte femenina de uno de los Abgal, siete semidioses hermafroditas que manaron del Abismo, y que eran servidores de los primeros dioses de las profundidades. Lilith se trataba de un espíritu morador del viento nocturno (llamados Lilitu o Lamatsu) cuya misión era guardar las puertas que separan el plano espiritual y el físico, por tanto actuaba como guía hacia la inmortalidad. 'Lilith, como guía hacía la sabiduría de la inmortalidad, es representada llevando los anillos de Shem, los símbolos más antiguos para mostrar que alguien ha pasado a la inmortalidad cruzando el Submundo para alcanzar la sagrada Sabiduría del Arbol del Conocimiento'.
    Representada así se le puede encontrar en un relieve sumerio fechado alrededor del 2000 A.C.Lilith es el espíritu del viento, representada por una bellísima doncella alada, cuya función era conducir a los hombres al templo de Ishtar para celebrar ritos sexuales con las sacerdotisas vírgenes con el fin de obtener una transformación espiritual y la regeneración del cuerpo físico prolongando la vida. De esta forma también se hacía al hombre partícipe activo de los misterios de la feminidad que normalmente hubieran estado velados para su sexo.
    Ishtar también conocida como Inanna no era la diosa creadora del universo, sin embargo los sumerios tendían a pensar que los Dioses de más alto rango no se interesaban en los asuntos de los hombres, así que hubo un tiempo en que esta diosa llegó a ser la más importante del panteón sumerio, correspondiendo a la época en que la mujer era vista como superior al hombre por sus capacidades reproductivas, su culto tenía claras connotaciones sexuales. Entre los griegos y romanos se equipararía con Afrodita y Venus respectivamente y estaba asociada con la estrella Sirio y el planeta Venus.Así Lilith es "la mano de Ishtar", el vínculo de los hombres con los misterios del templo, que también incluían cierta alquimia física con la sangre menstrual de las sacerdotisas. Del concepto de la sangre menstrual "mágica" se pasaría a relacionar esta con el cabello rojo. Así no es casualidad que a la mujer pelirroja se le atribuya un gran poder sexual.
    En la antigüedad se pensaba que el pelo rojo se daba entre las personas que tenían un antepasado divino, ángel ó demonio, lo cuál les proporcionaba capacidades sobrehumanas.


    Las primeras referencias históricas al personaje de Lilith las encontramos en el poema de Gilgamesh, fechado alrededor del 2000 AC. De acuerdo a las tablillas encontradas en Mesopotamia durante el período correspondiente a la cultura Sumeria. Aquí se refiere a Lilith como un demonio hembra que habita en un sauce custodiado por la diosa Inanna (Anat) en las riveras del Éufrates. En la tablilla XII se localiza la narración siguiente:
    Entre sus raíces, la serpiente "que no conoce reposo" había situado su nido; en su copa, el pájaro de la Tempestad, había colocado su cría; en el centro Lillake construyó su casa. Gilgamesh empuñó su hacha en la mano, (hacha) y entre las raíces del árbol golpeó a la serpiente "que no conoce reposo"; y en su copa el pájaro de la Tempestad le robó su pequeñuelo, teniendo que huir el pájaro a la montaña.
    Gilgamesh destruyó la casa de Lillake Y dispersó sus escombros.Cortó el árbol por las raíces, golpeó su copa, Y luego las gentes de la ciudad vinieron a cortarla.Entregó el tronco a la brillante Inanna Para hacerse un lecho, (Gilgamesh) con las raíces fabricó un pukku y con la copa un mikku".
    Hay quien ha querido ver en éste mito una alegoría de las prácticas de magia sexual –tantrismo-, la serpiente que no conoce reposo, sería el equivalente a la kundalini que hace su nido en las raíces del árbol, es decir en la base de la columna, Gilgamesh domina a Lillake –Lilith- y se apodera del huevo del pájaro de la tempestad, un símbolo de la sabiduría adquirida. En todo caso esta pudiera ser una de varias interpretaciones, aunque no hay que descartarla puesto que desde el principio estamos hablando de ritos iniciáticos con una fuerte connotación sexual.

    En la leyenda asiria Lilith es un espíritu protector y es representada al lado de los reyes sosteniendo en sus manos la vara y el anillo de la autoridad, coronada y flanqueada por el Pájaro de la Sabiduría y el León, señor de las bestias. Tras la llegada del patriarcado se puso fin a los ritos sexuales celebrados en el templo, eliminando la fuente principal del poder femenino ya que este era temido por su influencia sobre los hombres y por lo tanto debía ser controlado. El sacerdocio femenino desapareció y Lilith pasó a ser un demonio al que se le atribuían la muerte prematura de los bebés recién nacidos y los abortos naturales, así mismo también podía atacar a hombres adultos provocándoles pesadillas, enfermedades, esterilidad o sorbiéndoles la sangre hasta la muerte.
    El aspecto negativo de esta divinidad está ya plenamente asentado entre los griegos y Lilith se corresponde con Lamia, las estriges y las empusas, todos ellos demonios femeninos y generalmente vampiros. En la leyenda Lamia era la reina de Libia, una hermosa mujer que había engendrado hijos con Zeus. Cuando Hera lo descubrió tomó venganza obligándola a devorar a sus propios vástagos. Pero Lamia, al tener conciencia de lo que había hecho, en vez de arrepentirse y acudir a Zeus huyó, por lo cual este terminó por renegar de ella. Lamia no había pasado la prueba que la voluntad de los dioses había dispuesto y fué transformandose en un ser nocturno y horrible que robaba los hijos a otras madres para drenarles la sangre, de la que se alimentaba; también adquirió la capacidad de deformar su cuerpo a voluntad. Las estriges eran mujeres consideradas brujas, fruto de la unión de hombres y arpías. Estas últimas eran mujeres espantosas, aladas y provistas de ojos inmensos, pico curvo y garras retorcidas. Las estriges acechaban a sus víctimas para succionar su sangre y se alimentaban de carne humana. Y de las empusas refiere Filóstrato que siendo malignas seductoras "acostumbran a comer cuerpos hermosos y jóvenes porque la sangre de estos es pura".

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •