Les quiero contar algo que me pasó anoche, y que me ha dejado pensando mucho.

A la 1.30 am me llamaron por teléfono para que me conectara al msn, porque necesitaban pedirme un consejo una persona a la cuál quiero mucho. Aparte, mientras él escribía a paso de tortuga, me puse a charlar con las chicas del foro.
Una vez terminada la charla, apago la compu, la dejo a un lado de la cama, y me dispongo a retomar el sueño.
Al rato, sentí un frío terrible dentro mío y eso por lo general son malos augurios. Me puse alerta esperando el zarpado acostumbrado, pero no pasó nada. Pensé en que me había equivocado, así que me volví a dormir.
Cuando me disponía a apoyar la cabeza en la almohada, siento que me llaman, pero con un nombre especial que sólo pocos conocen e inmediatamente, fui llevada a un lugar rarísimo. No tengo idea de adonde puede ser, no logro ubicarlo. Lo raro y es lo que me llama la atención, es lo que ví.

Un lado era todo luz, por otro todo oscuridad, y en el medio de ambos mundos, porque así lo sentí, un libro abierto, lleno de escritura que no lograba entender. Me empecé a desesperar, porque la gente que siempre me acompaña no podía estar al lado mío, es como si alguien se los impidiera. En ese momento aparece un hombre, muy viejo, pero de una mirada re joven, me señaló el libro y me dijo: Todo lo que quieras saber se encuentra en ese libro, todavía no lo vas a entender, pero yo te voy a enseñar.
Cuando le quise preguntar quién era, aterricé de golpe en mi cama, totalmente desubicada y muy adolorida. Al momento aparecen mis guías, los dos desesperados preguntándome cómo estaba. La sensación que tenía no era de temor, pero digamos que no sentía nada, era como si estuviera vacía.
No pude pegar más un ojo en toda la noche, me empezó a carburar mal la cabeza, porque no logro saber el significado del mensaje que me dieron.

Si a alguno se le prende la lamparita, les ruego que me digan, tengo un signo de pregunta enorme en mi cabeza, y mi jefe se hace el boby y se ríe.

Saludos
Ceci