Página 3 de 3 PrimerPrimer 123
Resultados 21 al 27 de 27
  1. #21
    Lider de Moderadores Special Agent Avatar de Demadestro
    Fecha de ingreso
    Dec 2008
    Ubicación
    Ciudad de Guatemala
    Mensajes
    1,140

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Hola Kronz:

    Encontré en internet esta info sobre el proceso de descubrimiento de los gorilas, me pareció interesante porque muestra un principio común en la criptozoología: seguir la pista a través de testimonios, leyendas y avistamientos. Aunque el proceso parezca poco "científico", en realidad es perfectamente válido, y los gorilas no son por nada la única especie descubierta de esta forma. Si nos fijamos bien, todos los acontecimientos previos al descubrimiento del gorila son identicos a los procesos actuales de investigación de Bigfoot.



    Gorilla Discovery Timeline

    Nearly 2,500 years ago an expedition from the Phoenician merchant city of Carthage to western coasts of Africa accidentally discovered a group of wild gorillas. Upon first encountering gorillas, African locals shared their name for the great ape with him - the rough translation of which meant "hairy person".

    Many ancient explorers and African tribes have described gorillas as primitive hairy people. They have also been referred to as anthropoid or "man-like" apes.

    During the sixteenth century an English sailor by the name of Andrew Battel was captured by the Portuguese in West Africa. He spoke of two man-like apes (today easily recognized as chimpanzees & gorillas) that would visit the campfire when it was unattended.

    During the 1600s very little was known about apes and scientific literature often confused the greater apes with pygmy tribesmen.

    In 1860 an explorer named Du Chaillu described the gorilla as a bloodthirsty forest monster that is willing to attack any human beings. Author Alfred Brehm discounted Du Chaillu’s claim in the 1876 book, Thierleben (Animal Life).

    The mountain gorilla was first discovered by a German officer, named Captain Robert von Beringe in 1902. Prior to this time, only lowland gorillas were known to exist. The mountain gorilla subspecies name is derived from Captain Robert von Beringe’s last name (Gorilla beringei beringei).

    Source: Seaworld.org

    Gorilla gorilla gorilla - Western Lowland Gorilla

    Troglodytes gorilla Savage, 1847. Thomas Savage described the first gorilla on the basis of a specimen (skull and skeleton) that is now in the Museum of Comparative Zoology in Harvard.

    It was collected in "Mpongwe, Gaboon estuary" or "Empongwe, near the river Gaboon". Mpongwe is not a town, but the name of a people living close to the southern bank of the Gabon river (about 0° 4′ N, 9° 39′ E).

    Source: Gorilla Journal 30, June 2005

    Following is an article that was published in New Scientist magazine in the October 2005 issue that details Thomas Savage’s discovery of the Western Lowland Gorilla.

    Histories: Gorillas, I presume
    New Scientist Magazine
    01 October 2005
    Paul Collins

    Before 1847, the gorilla was unnamed and only known by rumour. The Reverend Thomas Savage described it to an incredulous scientific world

    THE trip was not going well. In April 1847 the Reverend Thomas Savage had been travelling from his missionary posting in present-day Liberia in West Africa when illness forced him to stop off in what is now Gabon. He convalesced at the house of the Reverend J. L. Wilson, the senior American missionary official in West Africa.

    "Soon after my arrival," Savage wrote later that year in the Boston Journal of Natural History, "Mr Wilson showed me a skull, represented by the natives to be that of a monkey-like animal, remarkable for its size, ferocity, and habits." An incredulous Savage immediately saw that the skull did not correspond to any known ape. It must belong to a whole new primate species, one larger and more powerful than humans.

    The mysterious skull could not have found a man better prepared to appreciate it in all of Africa. After graduating from Yale Medical School in 1833, Savage decided his vocation was to be a missionary and asked to be sent to Cape Palmas in West Africa, where a settlement of freed North American slaves was being established, and where Savage’s medical skills would come in handy. It was as an amateur naturalist in Africa, though, that Savage gained fame. He was an inveterate collector, and by 1834 had already written a paper on chimpanzees with Jeffries Wyman, a rising young star at Harvard Medical School.

    Savage immediately sent word of his latest find to Wyman, as well as to England, to Samuel Stutchbery of the Bristol Philosophical Society and to Richard Owen at the Royal College of Surgeons in London. Savage and his host Wilson then collected accounts from the local Mpongwe people of the shy yet fearsome creature they called the Enge-ena. A fuller picture soon emerged: it lived in hilly inland countryside, slept in trees and was rarely seen. The skull had been procured by a slave, a great hunter captured from another tribe. His feat "was considered almost superhuman" - so remarkable, in fact, that the Mpongwe had immediately granted the man his freedom. The Enge-ena he killed was said to possess "an indescribably ferocious aspect", Savage noted. "The killing of an Enge-ena is considered an act of great skill and courage, and brings to the victor signal honor."

    But Savage wanted more. Above all, he wanted both male and female skulls, so that he and Wyman could write a paper describing this new species. He quickly ran into a problem, however: Stutchbery. The impatient naturalist had decided he couldn’t wait for Savage to finish his research. Instead he hired a certain Captain Wagstaff to go to Gabon and seek out gorilla skulls, plunging the captain and the reverend into a bidding war for gorilla bones. This, Savage wrote wearily to Wyman, "occasioned me great trouble in procuring the specimen". Thanks in part to his friendship with the Mpongwe chieftain, and probably in larger part to the hefty £25 bounty he offered, Savage came away with the prize: two male and two female skulls, and a male and female pelvis, and assorted ribs, vertebrae and limbs.

    Examining the bones back in Boston, Savage’s partner Wyman also had an advantage over his British rivals: he had a chimpanzee skull from his previous collaboration with Savage. Owen at the Royal College of Surgeons - inheritors of the vast collection of specimens built up by the great 18th-century surgeon John Hunter - had just about everything else, but no chimp. Wyman’s material advantage made it easy to establish that the gorilla was something more than an overgrown chimp.

    Wyman and Savage’s paper, published in the Boston Journal of Natural History in December 1847, was the first full description of the creature that Wyman, mindful of Hanno’s account, named Troglodytes gorilla. Savage provided anecdotes about the gorilla’s behaviour and habitat, while Wyman wrote sections that carefully demonstrated the substantial differences between the gorilla and other great apes. But it was a close-run thing. The
    American pair narrowly squeaked into print two months before Stutchbery and Owen, who had named the new species Troglodytes savagei. When Owen heard that the Americans had beaten him to it, he conceded defeat. And so Wyman’s name stuck until a later taxonomic reclassification of the Western Lowland Gorilla resulted in the wonderfully emphatic Gorilla gorilla gorilla.

    Wyman went on to achieve some measure of fame for his careful work as a naturalist and as a teacher to US philosopher William James. Reverend Savage lived rather more quietly, working for most of the rest of his life as a rector in Mississippi. At first, the impact of their discovery was largely limited to the scientific world, and it was another decade before whole gorilla specimens began appearing in any numbers in Europe. Shot by such adventurers as the French-American writer Paul Du Chaillu, they were preserved for the long sea-voyage with whatever happened to be on hand at African seaports, typically by sealing them into a cask of spirits. After a long sea journey, the pickled apes gave off an unbelievable stench, but they were such rare finds that nobody much cared.

    Displays of stuffed gorillas and gorilla skeletons became the hot tickets of the day, with newspapers reporting that fashionable young women were suddenly befriending stuffy museum trustees in the hope of seeing "those dear, dear gorillas". A "gorilla ballet" took to London stages - though without any actual gorillas. Cartoons in Punch proclaimed the ape "The Lion of the Season" and the Gorilla Quadrille For Piano flew off the shelves of sheet-music stores.

    So what about bringing a live gorilla back from Africa? After Charles Darwin published On the Origin of Species in 1859, the public clamoured to see these mysterious primates. But gorillas proved fragile in human hands, and appeared particularly vulnerable to pulmonary ailments. The few that reached Europe almost invariably died shortly after their arrival. America, with its even longer sea voyage, failed to get hold of a live gorilla until 1897, and that one died four days after landfall. The misery of captured gorillas was so apparent, and their mortality rate so appalling, that in 1908 the London Zoo finally refused to buy them; a decision that would stand until 1932.

    Victorian showmen had fewer scruples. They knew that a gorilla meant money, whether it was genuine or not, and so they happily showed off any ape they could get their hands on as a "gorilla". But in one of the great odd twists of ape history, it seems one live gorilla had already toured England without anyone realising it.

    In 1855, a strange sort of chimpanzee was kept by George W. Wombwell’s famous travelling menagerie. "Jenny" survived a few months before dying of pneumonia in Scarborough in March 1856. The dead creature was promptly sold to Charles Waterton, an eccentric naturalist-cum-taxidermist. Waterton was fond of creating fanciful "nondescripts" from assemblages of animal parts, and so Jenny’s skin was altered and stuffed to form a hideous horned simian sculpture titled - for Waterton was an ardent Catholic - Martin Luther After His Fall.

    But what the menagerie had been touring with was not a chimpanzee at all. Later examination revealed that Jenny was a juvenile gorilla. The remains of the first gorilla to live outside Africa now survive only as a bizarre taxidermic joke in the Waterton Collection at the Wakefield Museum in Yorkshire. It would be decades before any other gorilla survived in Britain for as long as Jenny had. And so it was that squalling babies, runny-nosed urchins and exasperated mothers unwittingly witnessed the world’s rarest captive animal, and for a few pence on English village greens were granted a sight denied to the most respected men of science.

    Fuente: http://www.cryptomundo.com/bigfoot-r...illa-timeline/
    Última edición por Demadestro; 16-12-2009 a las 01:00



    Niño del Maíz, Mago del Aire, Espectro fastidioso, Inquisidor de Quemado Rápido, Hermano de Jueves y ¡ tío de Buster !


  2. #22
    Senior Member Investigador Novato
    Fecha de ingreso
    Nov 2009
    Mensajes
    205

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Saludos amigos!! Hoy estuve trabajando un poco en "Google libros", recopilando información del Sisimite. Encontré una pequeña joya, llamada "Etnología y Etnografía de Guatemala", del alemán Franz Termer, quien hizo una investigación de las leyendas de Guatemala en los años 30s y 50s. Menciona a otros investigadores anteriores, como el alemán Carl Sapper y el suizo Stoll, que son libros de principios de siglo (donde quizás las leyendas estaban más difundidas que ahora...)

    Bueno, Termer considera al Sisimite un fantasma y un demonio del bosque, y lo compara con un ogro maya llamado Che Vinic. Menciona que el Sisimite era conocido por los payas de Honduras y los pipiles de El Salvador, pero menciona 2 leyendas adicionales interesantes.

    1. El Atlántico de Guatemala (Bahía de Amatique).
    2. Una historia un poco más fantasiosa, (probablemente una mezcla de varias leyendas.), localizada en un peñón de la Costa del Pacífico (Escuintla).

    El primer cuento menciona específicamente un ser peludo y similar al mono. El segundo menciona un Sisimite que habita un peñasco encantado, del cual sale música de campanas y marimbas, pero también es una criatura agresiva, grande y fuerte que ataca a los trabajadores de café...

    "Hay una leyenda ampliamente propagada en el norte de Centroamérica que está relacionada con el demonio, el cual aún hoy se le conoce con el nombre de Sisimite. . Se lo imaginan tuerto, con los talones vueltos hacia adelante.

    Con esta figura recuerda al demonio Che Vinic de las selvas vírgenes del norte de Guatemala y Yucatán. Es de color rojo, vaga por la selva con un garrote bajo el brazo, que le sirve para apoderarse de todos aquellos que entren en ella y comérselos. Sin embargo, se puede obtener protección contra él, bailando con una rama verde, ya que esto provoca tanta risa al ogro, que cae al suelo para no poderse levantar.

    El doctor Berendt encontró también esta creencia fuera del Petén, en la región de Palenque y en el Estado de Tabasco. Yo la encontré en el Golfo de Amatique. Ahí nombran a este espíritu de la selva Sisimite, y vive en los bosques inhabitados y vírgenes del cerro San Gil.

    Puede tomar la forma de hombre o de mujer, se roba a la gente y se la come. Y asi como un Sisimite masculino roba mujeres y uno femenino roba hombres. Es un ser mitad mono y mitad hombre, con piel velluda y se dice que es invulnerable a cualquier arma. En la costa atlántica de Honduras, entre los indígenas Payas y entre la población ladina, está propagada la misma creencia, de acuerdo con lo dicho por Conzemius.

    C.V. Hartman la menciona como del territorio pipil por Sonsonate, en el occidente de El Salvador.

    En la costa del Pacífico, la encontré relacionada con el peñón de Siquinalá (también Peñón del Obispo), que aislado, sobresale de sus alrededores, es un peñasco gastado por la intemperie, de forma muy característica y de altura apreciable, el cual es utilizado desde muy lejos como punto de orientación por los viajeros.

    En esta roca vive el dueño del peñón, un hombre grande y fuerte con los pies a la inversa, que posee allí un palacio lleno de oro; además, es dueño de incomensurables riquezas. Con frecuencia va de su vivienda al campo libre, sin que pueda ver por donde sale, deambula por los cafetales de los alrededores y trata de causar daño a los mozos de la finca. En el momento de verlo se debe permanecer muy tranquilo para no molestarlo, pues de otra manera llevaría al ofensor a la roca y le mataría.

    Muchas veces se oyen también sonidos de campanas que salen del interior especialmente durante la Semana Santa, cuando el dueño baila, adentro se oye también música de marimba. La idea de la existencia de este fantasma data de los tiempos prehispánicos...

    Molina da para el singular Tzitzimitl la significación general de demonio, de manera pues, que en el folklore moderno de Guatemala el Sisimite (a veces se oye Sisimit o Sesemit) no es sino una variante directa de la antigua palabra mexicana.
    Con respecto al toque de campanas en la montaña, se trata de una conseja [fábula, patraña] española que se encuentra muy difundida aún en otras partes..."

    Etnología y Etnografía de Guatemala.
    Franz Termer.
    Editorial José de Pineda Ibarra, 1957 Guatemala.
    pp 241-242.
    Última edición por Kronprinz__adam; 23-02-2010 a las 10:52

  3. #23
    Lider de Moderadores Special Agent Avatar de Demadestro
    Fecha de ingreso
    Dec 2008
    Ubicación
    Ciudad de Guatemala
    Mensajes
    1,140

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Como siempre muy buena investigación Kronz.

    Fijate que lo del peñon de Siquinalá me llamó la atención, porque justamente conozco algunas historias del lugar. Yo tengo una propiedad muy cerca de allí (entre Escuintla y Siquinalá) y los habitantes del lugar me han contado acerca de una cueva que se encuentra entre esas montañas donde hay varios misterios. La persona que me relató la historia afirma haber ingresado en esa cueva, la cual da sobre un precipicio y por lo tanto hay que ingresar utilizando un lazo. Adentro esta persona vió pinturas rupestres y estatuillas que el afirma ser de origen maya. Yo no conozco esta cueva, pero en varias ocasiones me han invitado a ir a conocerla, hay que caminar un largo trecho antes de llegar pero no es del todo inaccesible. En realidad me siento tentado a ir, pero hay varias historias oscuras alrededor de ella. En todo caso varios la han visitado, de hecho grupos de pobladores de la aldea donde escuche esta leyenda. Sería cuestión de llevar una cámara para traer pruebas de lo que hay dentro. Según me decía esta persona, un campesino muy sencillo del lugar, las pinturas rupestres representan lo que el llamó "dragones", lo cual puede ser un indicador de la presencia de Birdzillas en la región en épocas no muy remotas y que los antiguos habitantes del lugar dejaron plasmadas en las paredes de la cueva. En realidad es una excursión que valdría la pena hacer!!!

    Saludos
    Última edición por Demadestro; 23-02-2010 a las 01:14



    Niño del Maíz, Mago del Aire, Espectro fastidioso, Inquisidor de Quemado Rápido, Hermano de Jueves y ¡ tío de Buster !


  4. #24
    Senior Member Investigador Novato
    Fecha de ingreso
    Nov 2009
    Mensajes
    205

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Interesante!! Es posible que las pinturas también representen a Kukulkán o Gucumatz, la serpiente emplumada, que tampoco es muy diferente a un dragón!! Interesante leyenda!!! Aunque me gustaría saber que opinión tienen los pobladores de la cueva, si les parece misteriosa, o si la respetan por haber sido hecha por "ancestros" o si efectúan rituales en ella...me llamó la atención esta última historia, el Sisimite habitaba el peñón y nadie sabía, cual era la entrada de su cueva y bajaba a asustar a la gente!! Otro detalle es que el Cerro San Gil es hoy una reserva natural en Izabal!!
    Saludos.
    K. Adam.

  5. #25
    Lider de Moderadores Special Agent Avatar de Demadestro
    Fecha de ingreso
    Dec 2008
    Ubicación
    Ciudad de Guatemala
    Mensajes
    1,140

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    En realidad los habitantes sienten temor por esta cueva porque hay historias oscuras al respecto. Por ejemplo, el testigo de esta historia me relató que uno de los habitantes que entró en la aldea robó los idolos de piedra que estaban allí y los vendió a un extrangero. Al poco tiempo de esto, este hombre empezó a tener alucinaciones y pesadillas, enfermo gravemente, y finalmente murió. En esas alucinaciones se le aparecían las figuras que él robo demandándole que fueran restituidas a su lugar original o de lo contrario le costaría la vida. Al parecer la enfermedad fue muy rara, el hombre empezó a "envejecer" rapidamente, y según el testigo de esta historia, hasta perdió estatura, tal y como sucede en la vejez. En sus últimos días estaba tan demacrado como un cadaver, la piel casi pegada a los huesos. Esta historia sucedio hace unos 10 años, así que aún está fresca en la mente de los pobladores.



    Niño del Maíz, Mago del Aire, Espectro fastidioso, Inquisidor de Quemado Rápido, Hermano de Jueves y ¡ tío de Buster !


  6. #26
    Senior Member Investigador Novato
    Fecha de ingreso
    Nov 2009
    Mensajes
    205

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Cita Iniciado por Demadestro Ver mensaje
    En realidad los habitantes sienten temor por esta cueva porque hay historias oscuras al respecto. Por ejemplo, el testigo de esta historia me relató que uno de los habitantes que entró en la aldea robó los idolos de piedra que estaban allí y los vendió a un extrangero. Al poco tiempo de esto, este hombre empezó a tener alucinaciones y pesadillas, enfermo gravemente, y finalmente murió. En esas alucinaciones se le aparecían las figuras que él robo demandándole que fueran restituidas a su lugar original o de lo contrario le costaría la vida. Al parecer la enfermedad fue muy rara, el hombre empezó a "envejecer" rapidamente, y según el testigo de esta historia, hasta perdió estatura, tal y como sucede en la vejez. En sus últimos días estaba tan demacrado como un cadaver, la piel casi pegada a los huesos. Esta historia sucedio hace unos 10 años, así que aún está fresca en la mente de los pobladores.
    Saludos Demadestro!!!
    Esa si es una historia de terror! !! Se podría proponer alguna explicación "racional" como que la persona fue víctima de la sugestión o le dio una enfermedad rara, pero igual, es una historia muy oscura!!!!

    A veces me he preguntado, ¿cuando encuentras un objeto precolombino, ¿cómo sabes si fue solo un objeto decorativo, un utensilio o si fue usado en algún ritual negativo?

    Un amigo de Cobán, hace muchos años me envió una fotocopia de una revista local con una historia. Te contaré más o menos lo que me acuerdo de la historia.

    En ésta se relataba que había un finquero de origen alemán que tenía un hijo que exploraba cuevas de manera profesional (espelología) y que una vez, en las Verapaces, llegó a una cueva de difícil acceso, en el fondo de la cual encontró 3 incensarios de caras muy feas (una calavérica, otra con nariz alargada y la otra no recuerdo si con nariz ganchuda o deforme, bueno, algo así) las tomó y las llevó a su casa.

    Terminaron almacenadas en un desván (no eran la decoración perfecta para la sala), pero al fin de al cabo, en esta familia empezaron a suceder tragedias de forma constante (exactamente tampoco me acuerdo, pero del tipo accidentes, incedios, malas cosechas) la última un accidente de aviación donde el espeleólogo falleció.

    Hasta que una vez, una persona los visitó y les dijo: "uds. tienen algo allá arriba que es malo". Investigando, se enteraron que los incensarios representaban 3 deidades antiguas relacionadas con sacrificios humanos y cosas malas, que ni siquiera eran mayas o kekchíes sino...aztecas. ¿Cómo llegó esto a parar acá? Llegaron a la conclusión que habían sido traídas justo después de la Conquista, ya que en la historia de la región, se menconaba un pueblo mexicano que había pedido permiso para asentarse en las Verapaces y con el paso del tiempo, en la época colonial se hicieron conocidos por fabricar cerámica muy famosa (no me recuerdo el nombre).

    Las tragedias terminaron cuando el finquero recibió instrucciones de alguna especie de chamán para depositar los incensarios en el lugar donde habían sido encontrados, se encendieron unas velas, se hizo una oración y se dejaron allí textiles blancos fabricados por los indígenas.

    Mis papá me contaba otra historia "paranormal" que le había contado una familia del campo, de etnia quiché. Contaban que en su terreno habían encontrado un "entierro" y habían idolos de piedra. La familia había llevado el ídolo a la casa, y luego el idolo comenzó a protagonizar cierto molesto "poltergeist", o sea, brincaba por las noches....lo cual era bastante preocupante...

    Así que la familia lo sacó a tirar al camino...

    Bueno, son historias que se contaban antes de...que pues tienen su valor folklórico y su componente mágico (bueno, tenebroso en este caso)
    ¿Sabes más historias de esta cueva de Siquinalá? Me quedó curiosidad...
    Saludos.
    Julio.

  7. #27
    Lider de Moderadores Special Agent Avatar de Demadestro
    Fecha de ingreso
    Dec 2008
    Ubicación
    Ciudad de Guatemala
    Mensajes
    1,140

    Predeterminado Re: Hominoyds or miths?

    Gracias por la historia Kronz, muy interesante y es paralela al caso que te conté. Todos esos objetos que se encuentran allí no deben ser tocados y mucho menos sacados de su lugar. Por ejemplo, los vasos aztecas que me contás seguro que tienen recontra mala energía porque los aztecas extraían el corazón de sus victimas en los sacrificios, no es remoto pensar que justamente los ponían en esas vasijas. Claro que podemos encontrar explicaciones lógicas a todos esos fenómenos, pero en realidad pienso que no vale la pena correr el riesgo. En cuanto a lo que decis del entierro, en mi familia paso algo parecido: hace muchos años mis papas compraron la casa donde todavía vivo (aprox. 1964), antes era una casa de inquilinos. Después de muchos años de vivir en ella, un día mi madre haciendo unos trámites de otra índole fue a visitar al abogado que era el dueño anterior de esta casa. La secretaria que la atendió era la misma de ese entonces y ya en confianza le preguntó a mi madre si en la casa "todavía" espantaban, a lo que mi madre le dijo que no porque nunca habíamos visto nada. La secretaria le dijo que esa era una de las razones por las que habían vendido la casa, porque los inquilinos a poco de estar se iban por los espantos. Bueno, mi madre le dijo que no había visto nada y así quedó la cosa. A los años, un paisano de Xela que vivía en la capital murió, y vinieron varios conocidos de Xela al entierro, luego pasaron a visitarnos. Entre ellos venía un señor, vecino de un primo, que mi mama no conocía pero que tenía fama de "vidente". Estaban comiendo cuando este señor vidente se quedo mirando fijamente al centro del patio y le dijo a mi mama: en el centro del patio hay un entierro, alguien lo puso allí para que el dueño de la casa se deshiciera de ella. Mi mamá se quedó perpleja y le preguntó si debía sacarlo, pero el vidente le dijo que no valía la pena puesto que no estaba dirijido contra nuestra familia. Algunos años después mis padres reconstruyeron la casa y cabaron para los drenajes, nunca encontrarón el entierro o a lo mejor se fue con la tierra que sacaron del patio. Lo cierto es que no hemos visto nada de paranormal en la casa, salvo en dos ocasiones en que en la biblioteca aparecio un libro de una enciclopedia tirado a medio cuarto. La primera vez fue de noche, yo oí cuando cayó pero como siempre he tenido gatos pense que había sido uno de ellos, pero al poco tiempo, yo estaba en la sala que en ese tiempo la biblioteca estaba contigua, y oí cuando el mismo libro cayó, entré corriendo con ánimos de reprender al gato que yo creía responsable de la travesura, pero no había nada. Sólo el libro tirado a medio cuarto, imposible que cayera sólo Kronz, porque yo siempre tengo los libros bien colocados en su lugar, y si acaso hubiera estado mal puesto, nunca hubiera llegado hasta la mitad del cuarto. No sentí en ese momento ni ahora miedo por lo que pasó, lo tomé como una travesura de algún espíritu y no pasó más....eso fue hace unos 15 años o más y nunca más tuve otra experiencia acá en la casa.

    En cuanto a la cueva de Siquinalá puedo averiguar más al respecto, la próxima semana voy a bajar a la costa y pregunto, porque esta persona me dijo más o menos la ubicación exacta a partir de los nombres de las fincas que la rodean. En realidad no queda tan lejos de la carretera, y mucha gente va a esa montaña -no exactamente a la cueva- de cacería porque aún se encuentran animales salvajes allí. Esta persona que me narró la historia dice que él junto con otros que entraron nunca les pasó nada porque no tocaron ni tomaron nada de lo que había dentro, por eso me invitaba a ir , porque según él, si uno no se lleva nada, no hay problema. Lo interesante es que hay que entrar colgando de un lazo, tipo rappel, me imagino que es una cueva que ni los arqueólogos tienen noticia. Tal vez sería buena ocasión para ir, ver lo que hay y mostrar al mundo otra joya arqueológica más de las que tanto abundan.

    Saludos
    Última edición por Demadestro; 24-02-2010 a las 02:12



    Niño del Maíz, Mago del Aire, Espectro fastidioso, Inquisidor de Quemado Rápido, Hermano de Jueves y ¡ tío de Buster !


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •