La ternura de tu duda, mi habitual rincón...
En cada mínimo detalle, creo oír tu voz...