Digamos que creo en EL AZAR más que en la suerte, porque no concuerdo con que la llamada suerte sea producto 100% de nuestro accionar.